El Comercio

El Grupo abre la Liga con una trabajada victoria en casa

  • Flojo inicio de campaña del Gijón Jovellanos, que tras un buena primera parte sucumbió después víctima de sus errores en su visita a Pontevedra

El Grupo Covadonga comenzó la temporada con una trabajada victoria contra un batallador Bordils (31-27), en un partido en el que los locales acabaron imponiendo su superioridad. Por su parte, el Gijón Jovellanos perdió en Pontevedra ante el Cisne (32-26).

El triunfo grupista estuvo liderado por un gran Víctor Álvarez, que dirigió el juego de los grupistas y 'machacó' con sus tantos a los catalanes y un buen Carlos Prendes, que trabajó muy bien la raya desde la posición de pivote, sin olvidar a un eficaz Jano. Víctor Álvarez acreditó su clase una vez más y con un parcial de 5-1 puso el electrónico del Braulio García en un 9-5. Sin embargo, al descanso el marcador se igualó (15-15).

En el inicio de la reanudación, el Grupo cobra ventaja y siguió en su afán de resolver el encuentro pese a las dos exclusiones seguidas de Paraja y Víctor (23-20). A renglón seguido un contraataque de Samuel pone (25-22) saca de una situación de apuro al Grupo, que solo ganaba por un tanto instantes antes.

Al final, los grupistas apretaron en defensa y los protagonistas del encuentro resolvieron en momentos clave. Carlos Prendes y Jano anotaron cuando más lo necesitaban los hombres de Chechu Villaldea que suman dos importantes puntos.

El Gijón Jovellanos funcionó a ráfagas y no encontró continuidad en su juego. En la primera parte, el comienzo fue bueno para los gijoneses. La eficacia de Carlos García y Alberto Molina dieron la primera ventaja a los rojillos, aunque los locales dieron la vuelta al resultado (5-3).

Sin embargo, los de Cotelo reaccionaron con otros dos tantos del citado Molina y Echarri pusieron a los suyos por delante de nuevo (5-6). Sin embargo, la fluidez en ataque de los visitantes no tuvo incidencia en el marcador, ya que en defensa los jovellanistas no fueron intensos y se fueron al descanso tres tantos abajo (15-12).

En la segunda mitad, hasta el minuto diez hubo igualdad en el marcador, pero los errores en el pase propiciaron pérdidas por las que los locales cobraron una diferencia favorable de 10 tantos. En el tramo final del choque, los gijoneses, que tuvieron en Juanjo, Pablo y Molina a sus mejores hombres, maquillaron el resultado con cinco goles consecutivos para el 32-26 final.