El Comercio

Eduardo Gurbindo lanza en el partido de ayer en Valladolid.
Eduardo Gurbindo lanza en el partido de ayer en Valladolid. / EFE

La era Ribera se inicia con victoria

  • España, bien dirigida por Sarmiento y Entrerríos, ganó a Bosnia y acaricia el Europeo

La España de Jordi Ribera, que inicia una nueva etapa, se anotó su primera victoria ante Bosnia (30-21), un equipo férreo que se vio lastrado por las exclusiones y que no supo hacer frente a la buena defensa de los españoles y a su organización en ataque.

Desde su área, con una seria defensa culminada en Pérez de Vargas, los Hispanos comenzaron a desplegar su juego de contraataque y encontró continuidad con Rivera y Tomás, lo que les permitió adquirir una renta de tres goles (7-4), que se ampliaría a los seis goles (10-4) a pesar del tiempo muerto de Bilal Suman.

La selección española mantuvo esa ventaja de seis goles antes del descanso (12-6), merced a una gran defensa que dejó a los balcánicos sin poder anotar un gol 12 minutos.

En la reanudación, un gran Sarmiento y Entrerríos estuvieron bien en la dirección de juego, que favoreció la movilidad ofensiva y supo aprovechar las superioridades (17-7).

El seleccionador bosnio paró el partido para frenar el empuje de los locales y de evitar tantas exclusiones en su equipo, que les estaba lastrando de manera notable en el juego y con Panic como protagonista, lograron recortar las diferencias de once (23-12) a ocho goles (22-14).

Le tocó el turno a Jordi Ribera, quien paró el juego para pedir a sus jugadores más intensidad en defensa. Y le respondieron de manera inmediata los suyos para recuperar de nuevo la renta y permitir el debut de Adriá Figueras con la selección española, que prácticamente decidió.