El Comercio

Víctor Álvarez se retirará si se confirma la lesión de ligamentos

Víctor Álvarez tomará la decisión de abandonar el balonmano si las pruebas que realizó a principios de semana confirman la lesión en su rodilla derecha, la misma de la que tuvo que operarse de la rotura del ligamento cruzado a principios de 2015.

El bravo central gijonés, sin duda el jugador más en forma del equipo grupista en lo que va de temporada, se resintió en dicha articulación en el partido del pasado sábado en Pontevedra ante el Cisne y tuvo que retirarse antes de su conclusión.

En el Grupo se temen lo peor, aunque todavía hay esperanzas de que el veterano primera línea gijonés pueda ayudar al equipo como lo hizo la temporada pasada, cuando también arrastró problemas en las dos rodillas. Pero, en esta ocasión, el percance parece más grave a la espera de los resultados de las pruebas y de que le haga una nueva exploración el doctor Antonio Maestro.

Víctor Álvarez, de 36 años, es uno de los jugadores más importantes que ha dado el balonmano asturiano. Con solo 17 años se fue al Ademar, con el que logró varios títulos, además de dos subcampeonatos de la EHF con el Altea y sus grandes temporadas en el Aragón.