El Comercio

El Grupo pretende aprovechar su inercia positiva en Córdoba

  • Los de Villaldea encaran el choque con confianza, pese a las ausencias de Víctor y Ancizu, tras su triunfo en el derbi

Instalado en una cómoda quinta posición que le otorga un amplio margen respecto a la zona de descenso y el recorrido completado de la mayoría camino hacia la permanencia, el Grupo Covadonga visita esta tarde (20 horas) la IDM Fátima para enfrentarse al Cajasur Córdoba. Los gijoneses encaran el duelo con la inercia positiva de su victoria en el derbi, que les supone un refuerzo de moral importante para paliar las ausencias de Víctor y Ancizu con las que se presenta en tierras andaluzas.

El preparador grupista, Chechu Villaldea, tendrá que contrarrestar a «jugadores con experiencia en Asobal como Baena (Palma del Río), el pivote Ruano (Antequera), el lateral Julián Portero (Bidasoa) y Dublino», un zurdo de 36 años con experiencia en Asobal y muchas temporadas a sus espaldas en esta categoría. Esa veteranía también es uno de los puntos que tienen en cuenta desde el banquillo cordobés, ya que el técnico andaluz Jesús Escribano destaca a Jorge Martínez, Carlos Prendes y Paraja, y ve al Grupo como «un equipo que está haciendo una temporada muy completa». Villaldea es consciente de que los cordobeses «defienden 6-0 con extremos muy rápidos a la contra» y tratará de minimizar esas virtudes para conseguir un buen resultado que prolongue el buen momento grupista.