El Comercio

Murias se dispone a lanzar, con Fidalgo detrás.
Murias se dispone a lanzar, con Fidalgo detrás. / JOSE PRIETO

El Toscaf Atlética se muestra efectivo ante el filial del Villa de Aranda

  • El conjunto avilesino supo manejar los tiempos del partido y rompió el marcador recién iniciada la segunda mitad

El Cafés Toscaf Atlética Avilesina hizo bueno el punto conseguido ante el Jesmon Leganés la pasada jornada venciendo en La Magdalena al filial del Villa de Aranda (32-24). En un partido que fue más complicado de lo que indica el marcador, el conjunto avilesino supo jugar su partido para imponerse a su rival en una gran segunda mitad.

Teniendo en cuenta que sólo contaba con tres jugadores de campo en el banquillo para las rotaciones, Juan Muñiz planteó el partido de una manera muy lógica: ataques largos, muy trabajados, y una defensa sólida que propiciara hacer menos esfuerzos en las transiciones y poder aguantar a buen nivel los sesenta minutos de partido.

En los primeros compases, la falta de puntería de los lanzadores, la madera y los porteros hicieron que se llegase al minuto diez con 5-5 en el marcador. Las pérdidas se sucedían entre uno y otro equipo y nadie conseguía imponer su estilo. A siete minutos del descanso, el Toscaf ajustó su defensa y mejoró en ataque, yéndose tres goles arriba en el marcador (10-7). Sin embargo, un tiempo muerto visitante reactivó al cuadro castellano-leonés, que hizo el 11-11 ante el cabreo de Juan Muñiz. Por fortuna, el Toscaf reaccionó y se fue 14-12 al descanso.

En el intermedio, Muñiz consiguió una mayor tensión de sus jugadores, que salieron al campo con el objetivo de cerrar el partido cuanto antes. Y vaya si lo hicieron. Dirigidos por un excepcional Jaime, que se fue hasta los once goles y apenas cometió errores, los avilesinos se marcharon 20-15 a los diez minutos. Las exclusiones hicieron mella en los visitantes y la goleada pudo ser mayor, pero el marcador se quedó finalmente en 32-24.