«Es difícil que el Safa pierda otra vez, pero en esta categoría cualquiera te puede complicar»

Aitor lanza a portería, con René detrás.
Aitor lanza a portería, con René detrás. / PATRICIA BREGÓN
  • Aitor, máximo goleador del Toscaf Atlética, tiene claro que lo más importante para luchar por la fase es «estar mentalizados»

Tras unos partidos de transición después de una larga lesión de rodilla, el primera línea Aitor Rodríguez, máximo goleador una temporada más del Toscaf Atlética, asegura sentirse prácticamente al ciento por ciento de sus posibilidades. «Ya me siento mucho mejor. Hay momentos en los que me molesta, pero no es comparable a los primeros partidos en los que jugar con rodillera me restaba movilidad y no me sentía muy cómodo», explica.

Con su jugador más letal en el lanzamiento a tope en cara el Toscaf Atlética sus cuatro finales, cuatro encuentros en los que se jugará la fase de ascenso a cara o cruz con el Safa Metlife, pues debe ganar un partido más que los madrileños para estar entre los elegidos para luchar por el ascenso a División de Honor B. Aitor no oculta que la empresa «es difícil, pero bueno, todos los partidos en esta categoría se te pueden complicar. Las dos salidas que tienen son difíciles, una de ellas en Oviedo, y esperemos que cuando acabemos el partido nos den una alegría». De todas maneras, el avilesino recuerda que «lo primero es ganar nosotros».

En ese sentido, el Toscaf ya sabe lo que es dejarse puntos ante rivales a priori inferiores, concretamente frente al Ciudad de Salamanca fuera y ante el Jesmon Leganés en casa. A Aitor le cuesta encontrar una explicación a ambos empates. «Podemos decir que en los dos fallamos muchos tiros a puerta. No fueron nuestros mejores partidos del año pero hubo muchos factores».

Para firmar un pleno de cuatro triunfos en las cuatro jornadas que restan de competición, lo principal es «estar mentalizados de lo que podemos llegar a conseguir. Llevamos ocho meses entrenando duro para luchar por el sueño de llegar a una fase de ascenso y, aunque esté difícil tenemos que intentarlo hasta el final: ganar todo lo que nos queda y esperar».

En cuanto a su futuro, Aitor no da ningún rodeo pase lo que pase en lo que resta de temporada: «Me quiero quedar. Estoy en casa y somos una gran familia. Además de compañeros somos amigos y eso es muy importante y una de las razones de nuestro éxito». Y es que, aunque la próxima temporada el Gijón Jovellanos competirá en Primera Nacional y, si no hay ascenso avilesino, no habrá diferencia de categoría, no son pocos los ojos que están puestos en el artillero local, que suple su falta de altura con velocidad, agilidad, atrevimiento y potencia en el lanzamiento.