El Grupo

La libreta mágica de Jorge Martínez

De izquierda a derecha, Adrián Díaz, Joaquín Colomo, Marcos Cancio y Jorge Martínez, en el Pabellón Braulio García.
De izquierda a derecha, Adrián Díaz, Joaquín Colomo, Marcos Cancio y Jorge Martínez, en el Pabellón Braulio García. / Arnaldo García

Bajo su batuta, tres porteros grupistas son internacionales en distintas categorías

José Luis Calleja
JOSÉ LUIS CALLEJAGijón

La portería del Grupo Covadonga tiene asegurado su futuro con tres guardametas que han alcanzado la internacionalidad en distintas categorías. Adrián Díaz Cabo es asiduo en las convocatorias del equipo nacional júnior, Marcos Cancio ha defendido la elástica de los ‘Hispanos’ juveniles y Joaquín Colomo ya se ha estrenado con la Selección Cadete. Al frente de todos ellos figura Jorge Martínez, toda una leyenda en la Liga Asobal, con récord de partidos y de paradas, que decidió volver a casa para aportar su experiencia a los más jóvenes.

Chechu Villaldea, responsable de la sección de balonmano en la entidad de Las Mestas, decidió crear con su llegada una escuela de porteros con el que fuera internacional absoluto. El acierto fue total porque el trabajo ha dado sus frutos.

El exportero gijonés, que estuvo en el Mundial de 2000 en Francia con el equipo nacional absoluto, se incorporó al club que le vio nacer como jugador hace tres temporadas después de casi veinte como profesional del deporte que marcó su vida. Jorge Martínez se siente «orgulloso» de que los tres hayan alcanzado la internacionalidad ya muy jóvenes. «Se entrenan con mucho entusiasmo y tienen un buen futuro en el balonmano si se lo proponen», explica. Asimismo, el veterano meta, determinante en el equipo grupista de la División de Honor Plata, subraya que a su regreso al Grupo «me hizo ilusión encargarme de la preparación de los porteros».

Apuntes para entrenar

En su modesto criterio, pone de relieve que tanto Adrián como Marcos y Joaquín «ya lo hacían bien cuando llegué». En el primer año que trabajó con ellos quiso que entendieran cómo se para y también consideró importante que tuviesen recursos para saber aplicar una determinada técnica en un momento dado. «Les preparé a modo de apuntes una serie de conceptos para la colocación ante el lanzamiento de cara a tener posibilidad de éxito. O sea, que tengan sus propios recursos», matiza.

En su opinión, un portero tiene que tener en la cabeza cómo detener el balón, debe mostrar intuición y saber lo que hace en cualquier situación del juego. Todos estos conceptos, precisa Jorge Martínez, «se los he pasado por escrito para que construyan su propio estilo, que es clave para ser un buen portero».

Al menos una vez cada siete días se reúne con los tres para ver cómo se aplica la teoría en el entrenamiento e incluso busca tiempo para verlos en sus distintos encuentros del fin de semana. «Me gusta observar la evolución de los distintos conceptos, las jugadas por el extremo, los lanzamientos de los siete metros y desde otras distancias...», destaca. Pero no solo dedica tiempo a los tres ya que también se ocupa de Mario y Dani, del juvenil, así como de Jaime Pinilla, del Cadete B, y de Jony, del Infantil.

Sobre los internacionales, a los que augura un gran futuro, explica que Adrián «es muy trabajador, serio, responsable y humilde». De Marcos destaca «su tranquilidad y un gran físico». Y de Joaquín habla de «su locura por el balonmano».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos