PRIMERA ESTATAL

El derbi vive su pulso desde los banquillos

Falo Méndez y Cotelo se saludan, con los jugadores Nacho Huerta y Pablo Fernández, detrás.
/A. GARCÍA
Falo Méndez y Cotelo se saludan, con los jugadores Nacho Huerta y Pablo Fernández, detrás. / A. GARCÍA

Cotelo, técnico del Gijón Jovellanos, y Falo Méndez, del Base Oviedo, destacan que el partido será clave para mantenerse en los puestos altos de la tabla

DANI BUSTO GIJÓN.

En una categoría marcada por la igualdad, el Gijón Jovellanos y el Base Oviedo protagonizarán mañana (20 horas) un nuevo derbi con el que iniciarán la segunda vuelta del campeonato regular de Primera Estatal masculina. Quinto contra cuarto, el Palacio de Deportes gijonés vivirá un importante duelo en esa pelea para alcanzar los puestos de 'play off' de ascenso.

Los técnicos de ambos equipos, el jovellanista Sergio Cotelo y el oviedista Falo Méndez, ya echaron ayer su particular pulso y dieron su punto de vista sobre lo que será este derbi, en un acto organizado en las instalaciones de Astur Wagen, en Gijón, y al que también asistieron los jugadores Pablo Fernández y Nacho Huerta, en representación de las plantillas de ambos clubes. Para Cotelo, este derbi marca el inicio de un mes que será «muy decisivo para engancharse arriba y tener opciones» de ocupar alguna de las dos plazas de 'play off'.

El Gijón Jovellanos aspira a recortar los dos puntos de ventaja que el Base Oviedo le saca en la clasificación. Además, también tratará de lograr la revancha, ya que en el encuentro de ida el triunfo se quedó en la capital. «Es un aliciente, además, tratar de mantener nuestra buena dinámica en casa, esa es la línea a seguir para estar arriba al final de la temporada», comenta Sergio Cotelo.

Por su parte, Falo Méndez indica que su equipo afronta el partido «con la ilusión de sacar algo positivo para seguir ahí luchando y acabar la temporada lo más alto posible».

El técnico del conjunto carbayón prevé un encuentro diferente al vivido en la primera jornada de liga, cuando su equipo dejó el partido casi sentenciado en la primera mitad. «Las fuerzas están muy igualadas, ellos saben que no pueden despistarse, y nosotros también lo sabemos», indica Falo Méndez, al tiempo que recuerda que «todo está tan igualado que al final la clasificación puede decidirse por la diferencia de goles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos