El Toscaf Atlética recupera su mejor versión en el momento más indicado

Juan Amorín, que fue importante en ataque, continúa cogiendo el ritmo de competición. /  ÁLEX PIÑA
Juan Amorín, que fue importante en ataque, continúa cogiendo el ritmo de competición. / ÁLEX PIÑA

Impresionante partido del conjunto avilesino, que se impuso con merecimiento al Cronistar Oviedo en un partido clave

SANTY MENOR AVILÉS.

El Toscaf Atlética Avilesina vuelve a sonreír. Después de casi un mes de empates y derrotas, mala fortuna en los lanzamientos y en los momentos clave de los partidos y una moral que comenzaba a descender peligrosamente, el importante derbi frente al Cronistar Oviedo (21-24) ha servido para recargar las pilas de los pupilos de Juan Muñiz, que ayer en Vallobín recuperaron su mejor versión cuando más falta hacía.

Con cuatro de cuatro derbis para el bolsillo, dos contra el Cronistar y otros tantos frente al Procoaf, el Toscaf Atlética se reenganchó ayer a la lucha por la fase de ascenso por partida doble: deportiva y anímicamente. Aunque los avilesinos nunca habían dejado de jugar a buen nivel, los malos resultados estaban minando su moral, una sombra que ayer se desvaneció durante todo el partido en Oviedo.

En la primera parte destacó la defensa, con un Veleda imperial que cuando se lesionó, con un esguince, fue suplido a las mil maravillas por otro hombre de equipo, un fajador pese a su juventud como es el canterano Pablo. En ataque, los diez goles de Aitor le mantienen como el máximo goleador del grupo, acompañado por un Juan que poco a poco va recuperando el ritmo de competición. Los avilesinos siempre fueron por delante en el marcador y ayer funcionaron todas las líneas, desde los porteros, con un gran Coke, a los pivotes, con tantos importantes de René y Mon. Fidalgo, que en principio no iba a poder participar en el partido, volvió a dar una lección de compromiso jugando 'tocado' para ayudar a sus compañeros.

El Cronistar Oviedo, que todo sea dicho no pudo contar con su mejor jugador Nacho Huerta, nunca se encontró cómodo en el partido, alargando una estadística que señala que el conjunto ovetense nunca ha sido capaz de superar al Toscaf Atlética a lo largo de su historia. Juan Muñiz tenía muy estudiado al equipo de su amigo Falo Méndez y los azules no pudieron nunca con la muralla cafetera, muy sólida, sobre todo en la primera mitad.

Fue un partido perfecto para los avilesinos, aunque su entrenador no quiere lanzar las campanas al vuelo. «Está claro que era un partido importante y ganarlo nos refuerza mucho, pero todavía queda mucha temporada. Lo importante es competir hasta el final y somos muchos los equipos que estamos ahí metidos en la zona alta. Mismamente nuestro próximo rival, el Pinto, ganó hoy -por ayer- al Burgos y también se ha metido de lleno en la pelea».

Lo que sí valora Juan es haber ganado «los cuatro derbis de la temporada. Se dice pronto pero es algo muy difícil de conseguir, porque son partidos diferentes en los que todo el mundo se conoce mucho y las dinámicas no importan». Ahora, «un día y medio para disfrutar, y luego a pensar en el Pinto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos