El Comercio

El eslovaco Sagan sigue con el maillot arcoíris

Sagan alza los brazos en la línea de llegada como vencedor.
Sagan alza los brazos en la línea de llegada como vencedor. / REUTERS

El eslovaco Peter Sagan, ganador del Tour de Flandes y del Europeo, conservó el título de campeón del mundo de ciclismo al imponerse al esprint, en un grupo reducido de escapados, al británico Mark Cavendish. Tercero al final de los 257 kilómetros de recorrido fue el belga Tom Boonen (36 años), al que no le sirvió la mayoritaria presencia de corredores belgas en la escapada. En un hecho rarísimo, el podio de este Mundial vio cómo subían a él tres corredores que ya habían ganado esta prueba, celebrada este año por primera vez en Oriente Medio, bajo un calor sofocante, a 36 grados.

Conscientes de que en una llegada masiva no iban a tener tanto 'chance' por la presencia de velocistas consumados como los alemanes Andre Greipel y Marcel Kittel, los franceses Nacer Bouhanni y Arnaud Démare, e incluso el colombiano Fernando Gaviria), los belgas endurecieron la carrera a 177 kilómetros para meta, cuando el pelotón circulaba por el desierto catarí.

Avanzada la carrera, a la estela de los belgas e italianos, Sagan y Cavendish se mantuvieron con el grupo de fugados, formado por 26 corredores al inicio de la última vuelta al circuito de 15,2 kilómetros.

Solo el holandés Tom Leezer buscó la fuga en los dos últimos kilómetros, pero fue atrapado por el grupo a 500 metros de la meta. Sagan, pegado a la rueda del italiano Giacomo Nizzolo, esprintó en el momento oportuno para vencer con claridad.

El mejor español clasificado fue Imanol Erviti, que acabó en el puesto 33 y achacó su clasificación al «viento».