El Comercio
Dani Navarro.
Dani Navarro. / R. MENÉNDEZ

«El objetivo en el Tour es ganar una etapa»

  • El gijonés apura en Sierra Nevada su preparación para la ronda gala, que arranca el sábado en la localidad alemana de Düsseldorf

  • Dani Navarro Ciclista del Cofidis

Varias caídas lastraron el inicio de la temporada de Dani Navarro. Especialmente dura fue la sufrida durante la cuarta etapa de la Vuelta al País Vasco, que le obligó a parar durante cerca de dos meses mientras el resto del pelotón continuaba acumulando kilómetros con la vista puesta en el Tour de Francia. Precisamente el inminente inicio de la ronda gala tiene recluido al gijonés en Sierra Nevada desde que terminó el Criterium Dauphiné. El sábado 1 de julio, en la localidad alemana de Düsseldorf, arranca la gran cita del calendario ciclista mundial.

¿Cuáles son sus sensaciones a poco más de una semana de que comience el Tour?

Muy buenas. Me encuentro muy recuperado. Las últimas etapas de la Dauphiné fueron muy duras, sobre todo las de montaña. Se fue muy rápido todos los días y al principio me costaba, pero las sensaciones son muy positivas. Acabé con los mejores y eso, de alguna forma, motiva.

La mala suerte parece que se cebó con usted en el inicio de la temporada.

Sí, he tenido varias caídas que complicaron el inicio de la temporada. La gorda fue en el País Vasco. En algún momento deberé operarme del hombro y eso me tendrá tres meses sin correr. Lo normal sería hacerlo a final de temporada.

¿Teme que la falta de kilómetros le pueda pasar factura o puede ser incluso una ventaja al no llegar con tanta carga como otros rivales?

En la Dauphiné me costó y sé que la primera semana del Tour me será también difícil, pero puede que en la segunda y tercera semana esté más fuerte al no tener tanta carga de kilómetros. No lo sé, no tengo experiencia en una situación de estas, así que prefiero ir con cautela.

El recorrido del Tour no parece tan duro como en años anteriores.

El Tour es siempre el Tour. Van los mejores del mundo y lo hacen al cien por cien, ya solo por eso es dura. Tal vez el año pasado tenía un punto más de dureza, pero una vez allí influyen muchos factores: caídas, un mal día... Puede pasar de todo.

-¿Afronta el Tour con la mente puesta en lograr un buen puesto en la general o buscará la etapa que se le resistió el año pasado?

-El objetivo es ganar una etapa. El 'top 10' ya lo hice en 2013 y en el fondo es algo de lo que al final nadie se acuerda. Entrar en el podio lo veo imposible y acabar entre los cinco primeros pienso que también. Creo que lo mejor es dejarse ver y buscar una etapa, porque me falta.

¿Ha marcado ya alguna en el libro de ruta?

Hay etapas muy buenas y duras, como la del Galibier. No tengo ninguna en concreto anotada, pero habrá que intentarlo en alguna (ríe).

¿Tiene muy presente la caída del pasado año en el Tour?

No mucho. Quedaban solo dos etapas y creo que en general hice un buen papel. Logré dos terceros puestos y un cuarto. Sí me quedó la espinita de no haber ganado, pero cogí experiencia y eso me servirá para este año.

La terna de favoritos no parece que haya cambiado mucho desde el año pasado. ¿A quién ha visto más fuerte en los últimos meses?

A Froome, que gana siempre (ríe). Es el más fuerte y el máximo favorito. Luego hay otro grupo con gente como Quintana, Bardet y Contador, que seguro que llegan muy preparados.

En agosto Asturias volverá al centro de atención en el ciclismo con la llegada de la Vuelta a L'Angliru. ¿Lo veremos por aquí?

Todo depende del Tour, porque no sé cómo responderé por el hombro. Después quiero hacer la Clásica San Sebastián. Luego hablaré con mi manager y con el equipo y decidiremos si continuar o si parar para que me opere, pero no está descartado ni mucho menos que corra la Vuelta a España.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate