«Asturias tiene algo muy especial con el ciclismo»

Carlos Sastre posa en centro de Ávila. /  DIARIO DE ÁVILA
Carlos Sastre posa en centro de Ávila. / DIARIO DE ÁVILA

Carlos Sastre, ganador del Tour 2008, recibirá esta noche en Gijón la insignia de oro de la Asociación de Exciclistas Asturianos

J. L. C. GIJÓN.

Carlos Sastre (Leganés, 1975) recibirá esta noche en el Restaurante Marieva Palace la insignia de oro de la Asociación de Exciclistas Asturianos. Antes de desplazarse al Principado, el que fue ganador del Tour 2008 agradeció a través de EL COMERCIO la distinción que le ha sido otorgada. «Llevaba varios años intentando ir a Asturias, pero por cuestiones de trabajo no pude hasta ahora. La verdad es que es una tierra que valoro mucho por los grandes ciclistas que ha dado», asegura.

Del galardón que recibirá esta noche destaca que «lo han preparado con mucho cariño y eso es lo que realmente me gusta. Me han comentado que siempre hay un gran ambiente ciclista en estas cenas. Sé que Mercks estuvo el año pasado y en otras ocasiones Induráin y Perico».

Sastre no tiene ningún vínculo familiar con el Principado. Sin embargo, explica que «esta tierra tiene una especial relevancia en el mundo ciclismo, porque he corrido muchas veces ahí, en la Vuelta a España y en la Vuelta a Asturias, que por cierto pude ganar una vez en la que iba tercero con posibilidades de acabar primero. Sin embargo, en una de las etapas, no tomamos la salida, porque falleció un auxiliar del equipo cuando corría en la ONCE».

Además, para el excorredor esta carrera «tuvo mucho prestigio. Venía a Induráin a preparar el Tour, aunque ahora como otras muchas no vive su mejor momento». El corredor abulense presume de que cuenta con buenos amigos en Asturias. «Tuve a Chechu Rubiera como compañero cuando corría en el Banesto aficionado en 1994. Pero luego he compartido sudores y batallas con Samuel Sánchez, Santi Pérez y Coque Uría también en sus últimos años», detalla antes de afirmar: «Asturias y su gente tienen algo especial con el ciclismo».

Sastre tras llegar muy joven de tierras madrileñas se formó en la fundación ciclista que regentó su padre en El Barraco (Ávila), de la que salieron grandes corredores como 'Chava' Jiménez, quien era su cuñado, así como Paco Mancebo, Pablo Lastra y David Nava, entre otros muchos. Sus hijos Yeray y Claudia también le dan a los pedales. Debutó como profesional en 1998 en la ONCE. En 2001 se fue al CSC, donde estuvo hasta 2008, cuando pasó al Cervelo. Su último equipo, donde se retiró en 2011, fue el GEOX. Tras abandonar el ciclismo, Sastre relata que «me dediqué a desconectar y descansar. Tuve una joyería y ahora abrí en Ávila otro negocio relacionado con las bicicletas».

El Tour que ganó hace nueve años es algo imborrable para Carlos Sastre, que también se llevó la mítica etapa del Alpe d'Huez y la de Morzine. No oculta que aquellos «fueron mis mejores momentos, porque los disfruté muchísimo junto a mi familia y mi gente».

«Perico e Induráin me marcaron»

Confiesa que creció con los mejores momentos de dos 'enormes' del pelotón como Perico Delgado y Miguel Induráin, que eran sus ídolos. De ambos resalta que «marcaron mi carrera». Del primero de ellos argumenta que «tenía mucha clase, pero sobre todo tenía la capacidad de revolucionar las carreras».

En cuanto al mítico ganador de cinco Tours destaca «la serenidad y la concentración, que le llevaron a ser el mejor». También pone de relieve que en los equipos que corrió contó con grandes profesionales a su lado como «Aversen, Cancelara, O'Grady e Íñigo Cuesta, con los que disfruté».

De las tres grandes carreras ciclistas por etapas se queda «con el Tour, porque mi victoria fue inolvidable, pero la Vuelta a España es espectacular y el Giro tiene un recorrido muy atractivo, que apetece a cualquier ciclista».

Sastre llega hoy a Gijón para rememorar sus éxitos en una noche en la que será homenajeado y en la que se respirará un gran ambiente ciclista.

Fotos

Vídeos