Ciclismo

Asturias será juez de la Vuelta

Asturias será juez de la Vuelta

Las etapas en Les Praeres de Nava y los Lagos de Covadonga marcarán la ronda. Habrá una tercera con salida en Candás | La edición de 2018, que partirá de Málaga, mantiene su apuesta por el espectáculo y la montaña con nueve finales en alto

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

El nombre del próximo ganador de la Vuelta a España saldrá muy definido cuando el pelotón abandone Asturias. La gran ronda ciclista española se presentó ayer en la localidad malagueña de Estepona en un acto en el que se confirmó la información adelantada por EL COMERCIO el pasado 3 de noviembre: la Vuelta descubre como cima inédita Les Praeres de Nava y recupera la histórica ascensión a los Lagos de Covadonga, dos escenarios que marcarán el devenir la carrera y aseguran el espectáculo. Serán los días 8 y 9 de septiembre, aunque los aficionados asturianos también podrán disfrutar del pelotón el día 7 en la etapa entre Candás y la cima leonesa de La Camperona, que transcurrirá de forma casi íntegra por el Principado.

Durísimo recorrido en su parte final, que marcará diferencias de cara a la general. Antes de subir La Camperona, el pelotón tendrá que coronar otro puerto, Puerto de Tarna (km 105,5), que operará una primera selección. Serán probables los intentos de fuga, aunque los equipos fuertes tirarán para neutralizarla.
Durísimo recorrido en su parte final, que marcará diferencias de cara a la general. Antes de subir La Camperona, el pelotón tendrá que coronar otro puerto, Puerto de Tarna (km 105,5), que operará una primera selección. Serán probables los intentos de fuga, aunque los equipos fuertes tirarán para neutralizarla.

La Vuelta a España se reinventa cada año en busca de nuevas metas. En la edición de 2018, los responsables de la carrera han diseñado un recorrido ascendente, que aumenta su dureza con el paso de las semanas. El pelotón partirá de Málaga el 25 de agosto con una contrarreloj individual por el centro de la ciudad de apenas ocho kilómetros. Solo un día después vivirá su primer final en alto en Caminito del Rey, una de esas ascensiones tan cortas como explosivas que se han convertido en seña de identidad de la Vuelta.

Segunda jornada de un tríptico asturleonés que hará las delicias de los escaladores. De nuevo el terreno sinuoso favorecerá las escapadas, obligando una vez más al trabajo de los equipos que quieran proteger a los gallos. Final en Praeres de Nava, un puerto muy exigente, con rampas de hasta el 15%.
Segunda jornada de un tríptico asturleonés que hará las delicias de los escaladores. De nuevo el terreno sinuoso favorecerá las escapadas, obligando una vez más al trabajo de los equipos que quieran proteger a los gallos. Final en Praeres de Nava, un puerto muy exigente, con rampas de hasta el 15%.

La primera semana de carrera transcurrirá de forma íntegra por Andalucía y Murcia, con varias etapas que se decidirán muy probablemente al esprint, aunque la cuarta jornada, con final en la exigente subida a Alcafar, podría abrir los primeros huecos en la general. Durante la segunda semana, el pelotón trazará una diagonal hacia Galicia, donde comenzará a incrementarse la dureza.

Uno de los perfiles más duros para el pelotón de la Vuelta 2018, con un desnivel acumulado por encima de los 4.000 metros. La carrera termina en una de las metas icónicas del ciclismo de nuestro país. Los Lagos de Covadonga determinarán qué grupo puede decidir la carrera tras subir dos veces el Mirador del Fito.
Uno de los perfiles más duros para el pelotón de la Vuelta 2018, con un desnivel acumulado por encima de los 4.000 metros. La carrera termina en una de las metas icónicas del ciclismo de nuestro país. Los Lagos de Covadonga determinarán qué grupo puede decidir la carrera tras subir dos veces el Mirador del Fito.

La Vuelta entrará en Asturias en la etapa 13, el viernes 7 de septiembre, con una jornada de 175 kilómetros entre Candás y La Camperona. Los corredores pasarán por Gijón, La Nava, San Martín del Rey Aurelio, Pola de Laviana y Rioseco antes de cruzar el Puerto de Tarna para adentrarse en León. Será la tercera ocasión en que la ronda española llegue al coloso leonés, tras las victorias de Ryder Hesjedal en 2014 y Sergey Lagutin en 2016.

El 8 de septiembre, coincidiendo con la festividad del Día de Asturias, la carrera tomará el camino inverso para regresar al Principado. Los corredores saldrán de Cistierna, cruzarán el Puerto San Isidro y pondrán rumbo a Nava previo paso por el Alto de la Colladona, el Alto de la Mozqueta y la Falla de Los Lobos. Será, por tanto, una jornada con dos puertos de primera y tres de tercera antes de afrontar la durísima ascensión a Les Praeres, de cuatro kilómetros de longitud y una pendiente media cercana al catorce por ciento. Javier Guillén, director de la Vuelta, la calificó como «la más dura» de entre todas las cimas inéditas de la ascensión. Pedro Delgado, maestro de ceremonias en el acto celebrado en el Auditorio Felipe VI de Estepona, aseguró que es «una subida imposible».

Un día después, el 9 de septiembre, la Vuelta partirá de Ribera de Arriba para regresar a uno de los escenarios míticos: los Lagos de Covadonga. La etapa, de 185 kilómetros, pasará por Langreo, Villaviciosa y Colunga antes de enfilar otro clásico del ciclismo asturiano: el Mirador del Fitu, que se ascenderá en dos ocasiones. La ronda española, según explicaron desde la organización, quiere conmemorar así los 1.300 años del Reino de Asturias, tras el alzamiento de Pelayo en 718.

Descanso antes de la crono

Al tríptico asturiano le seguirá una jornada de descanso para que los corredores recarguen las pilas antes de afrontar los últimos días de competición. Justo después llegará la única contrarreloj pura de la edición, más allá del breve prólogo. Serán apenas 32 kilómetros entre Santillana del Mar y Torrelavega. Después, el pelotón regresará al País Vasco, donde espera otra de las cimas inédita de la próxima edición: el Monte Oiz.

Para el penúltimo día, en Andorra, la organización ha diseñado una etapa tremendamente explosiva, con seis puertos en solo 105 kilómetros y un durísimo final en La Gallina. La carrera concluirá en Madrid el 16 de septiembre, tras superar medio centenar de puertos, dejar atrás nueve finales en alto -tres de ellos inéditos- y visitar once comunidades autónomas, además de Andorra. La criba definitiva, sin embargo, saldrá de Asturias, donde Les Praeres y los Lagos de Covadonga se preparan convertirse en jueces de la Vuelta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos