Carapaz conquista el alto del Acebo

El ecuatoriano Carapaz celebra su victoria en el Alto del Acebo. /  EFE
El ecuatoriano Carapaz celebra su victoria en el Alto del Acebo. / EFE

El ecuatoriano de Movistar supera a su compatriota Jonathan Caicedo tras un gran ataque a cinco kilómetros de meta

S. MENOR

Ni la niebla impedía ver el desnivel que debían superar los ciclistas según se iba acercando, lento y sigiloso, el alto del Acebo. Tras el paso por el pueblo de Cangas de Narcea los primeros valientes comenzaron a atacar, aunque ninguno con el suficiente ímpetu como para separarse del pelotón. El portugués Domingos Gonçalves, el ruso Strakhov... ambos lo intentaron pero en vano.

Mientas tanto, lejos del foco, Richard Carapaz se iba haciendo hueco por el flanco izquierdo de la carretera. Formaba parte de un pelotón de doce hombres y parecía que nadie se atrevía a tomar la iniciativa cuando los carteles señalaban que cada vez quedaban menos kilómetros para la meta. Nueve, ocho, siete... y al quinto una bicicleta sorprendió a las demás.

Era Carapaz, que tras ser equinto en la primera etapa quería más. Adelantó a sus compañeros de Movistar, a sus rivales de Medellín, a los rusos... y se fue al ataque. Un poderoso sprint le dejó en solitario y ya nadie le pudo alcanzar. Ni el regreso de la lluvia ni la densa niebla le frenaron, cruzando la línea de meta con un tiempo de 4 horas, 24 minutos y 14 segundos. Las quinielas le situaban como favorito antes de la etapa y el ecuatoriano cumplió los pronósticos.

Tras él, un compatriota, en este caso del Medellín, Jonathan Caicedo. Tras descuidarse y peder la primera etapa sobre la línea de meta, en esta ocasión poco pudo hacer ante el ataque de Carapaz, teniendo que conformarse con llegar 42 segundos del líder y con el segundo puesto de la general, a cuarenta segundos de un Carapaz que lógicamente también se ha colocado en lo más alto de la clasificación de cara a la última etapa, que tendrá lugar hoy por la mañana, con llegada a la calle Uría de Oviedo en torno a las 13.30 horas. Tercero, a ocho segundos de Caicedo, llegó a meta el murciano Rubén Fernández, del Movistar.

En lo alto del Acebo, nada más finalizar la etapa, el vencedor Richard Carapaz explicaba a la conclusión de la jornada que «fue una etapa complicada con la lluvia, hubo un par de caídas, pero al final el equipo lo controló muy bien, fue un resultado maravilloso y estoy muy contento, muy orgulloso, he trabajado muy duro y se ve reflejado en el triunfo».

Cabe recordar que el alto del Acebo tiene 1.170 metros de altitud y alcanza 9,5 kilómetros de distancia, con una pendiente media del 8%. Un final de etapa muy exigente, acentuado por la lluvia y la niebla, que aun así hizo las delicias de los amantes del ciclismo. «Todo un descubrimiento», aseguraban algunos.

De cara a la última etapa a disputar hoy, se prevé una fuerte lucha entre los equipos Movistar y Medellín, con Carapaz y Caicedo como principales candidatos a subirse a lo más alto del podio. «Hemos sacado un tiempo razonable y trabajaremos en base a eso», reconocía ayer Carapaz antes de irse a disfrutar de un necesario y merecido descanso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos