Cortina: «La París-Niza me servirá para preparar las clásicas»

Cortina: «La París-Niza me servirá para preparar las clásicas»

El gijonés debutará este domingo en la prueba gala para hacer después la Harelbeke y la Gante Wevelgem antes de Flandes y la París Roubaix

J. L. C. GIJÓN.

Iván Cortina se estrenará este domingo en la París-Niza, la denominada Carrera del Sol que atraviesa Francia desde el norte hasta la Costa Azul. Se trata de la primera prueba ciclista europea de la temporada, con una semana de duración, junto a la Tirreno Adriático.

El corredor gijonés, que el año pasado estuvo apunto de ganar una etapa en la Vuelta, se encuentra en un buen momento. Corrió junto a Nibali, su jefe de filas, el Tour de San Juan en Argentina y luego hizo el Tour de Dubai. El pasado fin de semana disputó la Omloop Het Niewsblad y la Kurne en Bélgica. En esta última prueba cayó, «pero tuve suerte de que no fue nada». Tras este comienzo de temporada, Cortina, asegura que «estoy bien y con muchas ganas, porque ahora vienen las carreras que a mí me gustan». El ciclista del Bharain Merida debutará pasado mañana en la París-Niza. «Me servirá para llegar en buena forma a las clásicas, que es mi primer objetivo del año», subraya.

Su equipo estará liderado por los hermanos Gorka y Jon Izaguirre, aunque el asturiano espera «disputar algún esprint» y conseguir una victoria de etapa que consiguió en 2008 su paísano Carlos Barredo, también forjado en la Escuela de Las Mestas.

Tras la París-Niza, Cortina correrá a finales de mes la Harelbeke y la Gante Wevelgen para luego disputar el Tour de Flandes el 1 de abril y seis días después la París Roubaix.

Según el gijonés, estas dos últimas pruebas «son dos de las clásicas más espectaculares en las que me gustaría hacer un buen papel».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos