CICLISMO

«Es una marcha cicloturista para hacer amigos»

Chechu Rubiera, a la izquierda, con Manuel Jorge Domínguez. / DAMIÁN
Chechu Rubiera, a la izquierda, con Manuel Jorge Domínguez. / DAMIÁN

«Es un terreno que me gusta mucho», explica la campeona de BTT Rocío Gamonal, «porque es a menudo mi lugar de entrenamiento» Los exprofesionales Chechu Rubiera y Manuel Jorge Domínguez animan a tomar parte en el Villa de Gijón

A. MAESE GIJÓN.

Gijón se prepara para albergar una de las «pruebas de referencia en Asturias» en cuanto al ciclismo se refiere. Al menos, así la describen los exciclistas profesionales Chechu Rubiera y Manuel Jorge Domínguez y la seis veces campeona de España de ciclocrós Rocío Gamonal.

La prueba que saldrá desde el complejo deportivo de Las Mestas el próximo 26 de mayo a las 9.30 horas, cuenta con un nuevo trazado que para el esprinter Domínguez, vencedor en una etapa en la Vuelta España de 1986 y otra en el Tour de Francia del año siguiente, supondrá «un aumento en la participación porque ahora los ciclistas que quiera probar su estado físico lo podrán hacer tanto en la Fumarea como en San Martín de Huerces».

Conviene precisar que se trata de dos puertos bastante exigentes para las piernas, que serán cronometrados con total precisión por la organización.

Más información

Esta será la segunda participación en el Villa de Gijón de Rocío Gamonal, reina de la modalidad de BTT en la última década y media. «El trazado me gusta mucho porque es el terreno por el que suelo entrenar», confiesa la ciclista sierense. La corredora competirá con el reloj tanto en la Fumarea como en Huerces, donde intentará dar lo mejor de sí misma «para poder sacar conclusiones de los próximos objetivos que tengo en mente».

Por su parte, Chechu Rubiera prefiere «huir» de los cronómetros, aunque afirma que introducir dos zonas exigentes para que la gente compita «es un acierto, porque al final este tipo de pruebas son las que más funcionan».

El ciclista de Baldornón comenta que «los que tuvimos la suerte de dedicarnos a esto preferimos rodar cómodos. Además creo que esta es una carrera cicloturista para hacer amigos».

Al igual que le ocurre a Rocío, Rubiera conoce a la perfección cada tramo que se ha dibujado en el nuevo recorrido. Son muchas las veces que ha utilizado esta zona para sus entrenamientos cuando era profesional. «La Fumarea es un puerto muy guapo. Una zona muy tranquila en el valle de Peón con una subida muy exigente», advierte.

En este mismo sentido, el esprinter lavianés destaca que «hoy en día los participantes quieren pruebas más extremas, por lo que las dos subidas ayudan a incrementar el número de participantes».

Será una fiesta de las dos ruedas es un territorio en el que, en opinión de Rocío «siempre ha gustado y mucho el ciclismo». La corredora natural de Marcenao, que estuvo acompañada por su compañera de equipo Lorena Menéndez y por Beatriz Rodríguez, subraya que «la competición está estancada, pero el cicloturismo cada vez va a más. Con este tipo de pruebas es bueno porque se juntan muchos tipos de usuarios».

El exprofesional, natural de la localidad lavianesa de Barredos, coincide con el análisis de Gamonal y añade que «por un lado están los que quieren medirse con el resto de participantes y luego están los que van a disfrutar de un día de ciclismo».

Los tres profesionales de este deporte coinciden en que todos los trazados son atractivos para todos los públicos. Los primeros 66 kilómetros son asequibles para un usuario medio, mientras que la Fumarea y Huerces determinarán el estado de los participantes con ganas de mostrar sus virtudes sobre la bicicleta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos