Perico comía mientras Induráin sufría

Lemond, delante de Induráin y Delgado, en el Tour del 90./Reuters
Lemond, delante de Induráin y Delgado, en el Tour del 90. / Reuters

La última biografía sobre el ganador de cinco Tours desvela divertidas anécdotas

J. GÓMEZ PEÑA

Hasta que llegó Miguel Induráin, los ciclistas españoles eran vistos en el Tour como pulgas. Escaladores que brincaban sobre las cimas de los Pirineos con el rostro apretado. Induráin rompió el molde. Era una escultura. La belleza del atleta. Un levantador de piedras que danzaba de puntillas sobre los pedales. La exactitud del reloj. Durante las cinco ediciones del Tour que ganó, entre 1991 y 1995, se le veneró como a un dios. Y él, el rey Miguel, se convirtió en un mito silencioso y educado. Cuentan en su equipo que jamás pidió un privilegio, que ni hacía ruido al mover la silla. Vivió su éxito como si fuera un ciclista más. Ni un mal gesto. La última biografía sobre el campeón navarro, titulada ‘Induráin, la historia definitiva del mejor corredor del Tour de Francia’, destaca una anécdota que le define: cuenta el día en que dejó de compartir habitación con Perico Delgado porque lo estaba «pasando muy mal» con el segoviano.

¿Al fin algo que sacó de sus casillas a Induráin? Al revés. El autor del libro, Alasdair Fotheringham, ha recogido testimonios de compañeros del corredor navarro. Entre ellos, claro, Delgado, vencedor del Tour de 1988 y al que le dio el relevo al frente del Banesto en 1990 en aquella tarde soleada camino de Luz Ardiden. Delgado, enfermo, con la barriga estrujada, había iniciado su declive. Ese día supo que nunca más ganaría el Tour. A su lado, fiel, le escoltaba el joven Miguel. Delgado se giró hacia él: «No me esperes», le ordenó. Ahí comenzó el vuelo libre de Induráin. Venció en esa etapa y en los cinco Tours siguientes. En el primero, el de 1991, José Miguel Echávarri, patrón del Banesto, decidió que el viejo campeón, Delgado, y el nuevo, Induráin, compartieran habitación. Quería que esos ratos a dúo fueran otra escuela para Miguel, ya líder de la ronda gala.

«Ya lo paso bastante mal sobre la bici como para encima ver cómo te pones las botas»

Pero algo pasó. Delgado se lo ha contado a Fotheringham. Apenas llevaban cuatro o cinco etapas juntos cuando el segoviano se encontró de pronto con otro compañero de habitación. Induráin se había marchado. Delgado se extrañó. «Cuando Miguel se vistió de líder, empecé a compatir habitación con él. Me encargaron que atendiera el teléfono para procurar que le dejasen en paz y todo eso», relata Perico. Al toparse con otro compañero en la cama de al lado, le preguntó:«Oye, ¿qué pasa con Miguel?». El gregario fue sincero:«Es que no quiere estar en la misma habitación que tú». Delgado, sangre caliente, exclamó: «¡Qué!». Y salió en busca de Miguel. Cara a cara. Induráin, voz baja, se lo explicó: «Ufff, Pedro, lo siento, pero lo estoy pasando muy mal contigo». Delgado pensó que quizá era porque a él le gustaba leer de noche. «No, no es eso –aclaró Miguel–. Es porque me haces sentir mucha hambre».

Algo así necesitaba una explicación. Induráin, tan grande, tenía que ser estricto con su dieta. El hambre le torturaba, pero podía con la tentación. Delgado entendió entonces el motivo de la ‘huida’ de su compañero de habitación: «Miguel debía controlar su peso. Yfigúrate, llega al hotel después de la etapa y me encuentra allí, atiborrándome con un bocadillo, una cerveza, unos pastelillos y tal vez suelto un eructo después. Mientras él solo toma un poco de muesli. Y, para colmo, le digo en broma que estoy muerto de hambre». Induráin, imbatible en la carretera, no lo resistió:«Ya he sufrido bastante sobre la bici para encima tener que ver cómo te pones las botas». Aunque ya era el líder del equipo y del Tour, no pidió que le cambiaran de pareja en el hotel;en silencio, hizo la maleta y se fue. Induráin, cinco Tours y ni una mala palabra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos