Perfil

Mikel Landa, un rebelde con causa

Mikel Landa, durante la contrarreloj de Marsella.
Mikel Landa, durante la contrarreloj de Marsella. / Christian Hartmann (Reuters)

El alavés ha demostrado con su cuarto puesto en el Tour que sus piernas merecen una mayor recompensa que hacer de sherpa para que su jefe de filas corone la cima

CARLOS TORRES (EFE) MARSELLA

Mikel Landa (Murgia, Álava, 27 años) se ha convertido en el faro y esperanza del ciclismo español tras el cuarto puesto obtenido en el Tour de Francia, a un solo segundo del podio.

Escalador de pedigrí, de carácter rebelde, a veces indomable, acaba de demostrar que sus piernas merecen una mayor recompensa que hacer una función de sherpa para que su jefe de filas corone la cima.

"No volveré a un equipo para ser segundo". Frase que resume un estado de ánimo, tal vez una frustración de un corredor que ya ha tropezado dos veces con misma piedra. En el Astana tuvo el Giro de 2015 a tiro, pero fue frenado en favor de Fabio Aru. Fue su primer aviso de un potencial pendiente de dar rienda suelta. Ahora en el Sky, repetición de la jugada. Fichó para ser líder en el Giro, pero una enfermedad y una moto mal aparcada le arruinaron el proyecto en 2016 y 2017. Su paso por el Tour le sometió de nuevo a su líder, Chris Froome, precisamente una medicina que 'Froomy' probó cuando hizo de Landa ante Wiggins en el Tour de 2012.

Piernas de líder

Baqueteado por sus experiencias de actor secundario, Landa mira al futuro para ser líder y soltar todo el ciclismo que contienen sus piernas y pulmones. ¿Será el Movistar su destino? El alavés se lo piensa, pero sabe que Nairo Quintana es el actual líder de la formación telefónica.

Los inicios de Landa con la bicicleta tuvieron que ver con las pandillas de amigos que tenía en pueblos cercanos a Murgia. Entre partidos de pelota y de fútbol, los chavales agarraban la bici para verse. Ya con 13 años se apuntó al Club Ciclista Zuyano, donde se empezó a forjar en categoría infantil, cadete y juvenil. En el año 2007 asomó con contundencia ganando la Bizkaiko Itzulia, la prueba más importante por etapas para juveniles, ante corredores como Peio Bilbao, actualmente en el Astana.

Landa estudió en un colegio del barrio de Lakua, en Vitoria, el más cercano para entrar y salir desde su pueblo. Tras superar el bachillerato y la selectividad, se matriculó en Burgos para estudiar arquitectura, coincidiendo con la llamada del ciclismo con miras más altas. Miguel Madariaga le reclutó para el Orbea Continental, y de ahí al Euskaltel-Euskadi, ya profesional.

Entre los libros y la bicicleta, Landa optó por construir su futuro en el ciclismo. Sus destellos de calidad pronto lo llevaron al Naturgas y al Orbea amateur. En 2011 la selección española le convocó para el Mundial sub'23 de Geelong, en Australia. Tras acabar decimoctavo se fue a buscar al suizo Fabian Cancellara para que le firmara un autógrafo. Sorpresa, el suizo se lo negó.

Con el Euskaltel debutó como profesional en 2011, siendo un corredor de futuro, un escalador a cuidar entre algodones. En la Vuelta a Burgos se exhibió en las Lagunas de Neila, pero hasta 2014 no dio señales de vida, parecía que su carrera se había estancado. Venció en el Giro del Trentino con el maillot del Astana en la jornada de Monte Bondone.

Despegue

En 2015 llegó el despegue. Antes de presentarse en el Giro ganó la etapa reina de la Vuelta al País Vasco en Aia. Llegó lanzado el alavés a la carrera rosa, pero supeditado a Fabio Aru, el líder del Astana.

El 24 de mayo alzó los brazos en Madonna di Campiglio, superando a Alberto Contador y Aru, colocándose cuarto en la clasificación general a falta de seis etapas. En la siguiente jornada, con final en Aprica tras coronar el Mortirolo, Landa volvió a lucirse. Surgieron las dudas. Landa, segundo en la general, adelantó a su jefe, quien había perdido tres minutos en meta. El equipo le paró para evitar la hecatombe de Aru. Finalmente, le ganaron Contador y Aru.

Aquel año, 2015, acudió a la Vuelta a España junto a Fabio Aru y Vincenzo Nibali. Tres líderes. Dio un recital en la etapa reina con meta en Cortals D'Encamp y fue fundamental en las etapas finales para que Fabio Aru conquistara su primera grande.

La llamada del Sky para la temporada 2016 se le hizo irresistible. Iba al mejor equipo del mundo, donde Chris Froome reinaba con dos Tours de Francia en su palmarés. Quedaban galones, y para el alavés quedaron los del Giro. Repitió victoria en el País Vasco y se adjudicó el Giro del Trentino. En la carrera rosa un virus le dejó fuera de combate. Luego en el Tour se perdió en el puesto 35 con problemas de cadera.

Disparo al aire en el primer año del Sky. Restaba la segunda bala. Se puso el dorsal en el Giro compartiendo el liderato con el británico Geraint Thomas. En la novena etapa, camino del Blockhaus, ambos candidatos se estrellaron contra una moto mal aparcada. "Siempre me pasa algo". Adiós a las opciones de maglia rosa, y de podio. Tras superar enormes dolores, Landa fue tomando aire, ganó en Piancavallo y se llevó el maillot de la montaña. De Milán a Düsseldorf. Esperaba el Tour, a las órdenes de Froome.

"He perdido el podio por inexperiencia"

Y en Francia, nuevo capítulo del "quiero y no puedo", de verse fuerte, más que su líder, y sentir el freno del equipo. "Siempre me pasa lo mismo". Al final, cuarto puesto, medalla de chocolate y sensaciones muy superiores a los resultados.

"He perdido el podio por inexperiencia, una lastima, pero creo que he dado un gran paso para volver al Tour siendo el jefe de filas de un equipo. Estoy contento con el triunfo de Froome, pero no me voy lleno del todo", dijo tras ver que se le escapaba el podio por un solo segundo.

La salud del ciclismo español se resiente tras la retirada de 'Purito' Rodríguez, la grave lesión de Alejandro Valverde y el declinar de Alberto Contador. Una puerta se abre. Mikel Landa pide paso. Solo falta ponerse los galones de capitán.

Fotos

Vídeos