Valgren da al Astana la primera clásica del año pese a que la plantilla no cobra

J. G. PEÑA MADRID.

Por los éxitos de Vinokourov, el Gobierno de Kazajistán se encaprichó del ciclismo. Tanto que montó con dinero público un equipo de élite por el que han pasado, entre otros, Armstrong y Contador. Ahora tiene a ciclistas del nivel de Fabio Aru, Miguel Ángel López, Luis León Sánchez, Pello Bilbao y el danés Michael Valgren, que ayer, a dos kilómetros del final, atacó para ganar la primera clásica del año, el Circuito Het Nieuwsblad. Al Astana le ha salido gratis. Sus corredores aún no han cobrado este año ninguna nómina. Dice Vinokourov, el mánager, que la «situación es crítica», que el equipo corre serio peligro de desaparecer. Ayer en Bélgica, el Astana fue el mejor. No sólo ganó, sino que fue la escuadra con más corredores, tres, en el grupo de elegidos.

Frío polar

Y no era un día fácil. Gante, punto de salida, respiraba un frío polar. Los corredores se forraron de ropa y se embadurnaban de cremas para evitar que se les cortara la piel. Tenían casi 200 kilómetros de adoquines y muros hasta la meta. En el tramo final, además, se calcaba el recorrido del Tour de Flandes, incluidos el Muro de Grammont y el Bosberg. Nombres que erizan la piel.

Hubo fuga y control del BMC, el equipo del defensor del título, Van Avermaet. En la subida a la capilla de Grammont, Vanmarcke, bien atornillado al sillín, dejó una cabalgada para el recuerdo . Se vio también que Van Aert, campeón del mundo de ciclocross, está a la altura de los mejores clasicómanos.

Y se comprobó, ya en los kilómetros finales, que el equipo Astana era el más fuerte. Tres de sus corredores, Lutsenko, Gatto y Valgren, estaban entre los once seleccionados por los muros. Valgren era el más lento. Por eso, por si salía bien, lo intentó de lejos como le había aconsejado Cancellara, vecino en Mónaco. Ganó. Otra cosa será cobrar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos