El Comercio

descanso

Contador: «El objetivo no es el podio, pero intentaré algo»

Alberto Contador, durante una etapa de la Vuelta.
Alberto Contador, durante una etapa de la Vuelta. / AFP
  • El ciclista de Pinto advierte de que en carrera "aún pueden pasar mil cosas, aunque la diferencia de Nairo Quintana es grande"

El ciclista pinteño Alberto Contador (Tinkoff) no tiene "el podio como objetivo" en las cinco etapas restantes de la Vuelta, pero aseguró que dará "todo en carrera" e intentará "algo" porque aún "pueden pasar mil cosas"

"Ni yo tengo claro lo que puedo hacer. Hay posibilidades y puedo intentar algo, pero hay muchos intereses que se pueden juntar y complicar tu apuesta. Iré día a día. El objetivo no es el podio y ganar a los rivales es difícil, sobre todo a Nairo Quintana porque la diferencia es grande", dijo, en la rueda de prensa ofrecida en el día de descanso.

Contador, cuarto en la general a 5 segundos del tercer puesto, anunció que aún no ha dicho su última palabra. "Lo daré todo en carrera y no sé cómo terminaré. Pueden pasar mil cosas y a veces puedes salir beneficiado o perjudicado", explico.

El ciclista madrileño, preguntado por las opciones de Froome, segundo en la general, comentó que si el británico "no se inventa algo lo tendrá difícil con Quintana".

El de Pinto aseguró que la alianza del domingo camino de Formigal con Nairo Quintana fue debido a que confluyeron "intereses" de ambos, pero no a alianzas previas a la carrera porque él no las hace "con ningún corredor ni ningún equipo".

"No hago alianzas con ningún corredor ni con ningún equipo. Hago mi carrera y una vez que ves el grupo ves que intereses son comunes. el que estará mirando a ver que hace ahora es Froome porque sino se inventa algo es difícil que desbanque a Quintana a pesar de que quedan dos etapas en alto y un crono", apuntó.

"No son alianzas de antes de carrera. Esta vez fue con Nairo y el Movistar y la próxima vez puede ser con otro equipo y otro corredor", añadió, en todo caso considerando que, de no haber tomado él la iniciativa, la etapa "hubiera sido una etapa un poco más tranquila".

En cuanto a la actitud que hubiese tomado el líder del Movistar, cree que "es una pregunta que le tenéis que hacer a él".

Contador, por otro lado, lamentó llevar "una Vuelta a contrapie ya desde le primer día, peor de lo que nos hubiera gustado". "Luego tuve un mal día en Ezaro, una caída después de los tres finales en alto y no lo llevo como me hubiera gustado", apuntó.

Por ello, se está planteando la carrera para "disfrutar el máximo día a día". "Y hay días en los que sin conseguir la victoria te quedas con una satisfacción mayor que con una victoria", dijo respecto a la jornada del Formigal.

Contador recordó que "hasta ahora" llevaba un "100 por cien" de victorias en la Vuelta y asumió que "ahora parece que se quedará en un 75", pero también avisó que "queda una semana" de Vuelta, que "pueden pasar muchas cosas" y que hasta Madrid no termina la carrera". "Pero sí es verdad que la victoria está verdaderamente difícil", reconoció.

El líder de Tinkoff desveló conoce la etapa de mañana con final en la pared de Más de la Costa, porque la ha reconocido "en persona y recientemente", y cree "las diferencias serán mayores que en Peña Cabarga" una subida en principio similar.

Pero avisó que "es una etapa durísima desde la salida porque se subirán casi 3.700 metros de desnivel y habrá temperaturas de 40 grados". "Mañana será muy difícil, de los días más difíciles de la Vuelta y creo que las diferencias van a ser mayores que en Peña Cabarga", dijo.

Respecto a la repesca de los 93 corredores que llegaron fuera de control el pasado domingo a Formigal, asumió que "sí es verdad que se hacen habitualmente este tipo de repescas, pero cree que "se tiene que buscar una solución ya que no porque vayan cien corredores se pueda ir parado".

"Comparé el medidor de potencia de esa etapa con mi compañero Jesús Hernández e hizo menos de la mitad del esfuerzo que yo. Y eso en días como el de ayer o el de mañana se nota. Si llegas fuera de control por un minuto y dándolo todo es más comprensible que te repesquen, pero que se llegues fuera de control por ir demasiado tranquilos sí que hay que dar un toque de atención", desveló.