Ciclismo

La Vuelta supedita el fin de etapa en Les Praeres a una mejora de los accesos

La carretera de acceso es utilizada por los ganaderos que suben las vacas a pastar a Les Praeres. / NOSTI
La carretera de acceso es utilizada por los ganaderos que suben las vacas a pastar a Les Praeres. / NOSTI

El director de la ronda española, Javier Guillén, visitó ayer Asturias para estudiar las opciones que maneja Unipublic, sobre las que tomará una decisión antes de un mes

VÍCTOR M. ROBLEDO NAVA.

La luz del día comenzaba a escasear en la tarde de ayer en Les Praeres cuando un ciclista en bicicleta de montaña se atrevió a probarse en sus exigentes rampas. Una decena de vacas y algunos ganaderos de tránsito por la zona eran el único movimiento que se registraba a esas horas en la popular campera de Peñamayor, en Nava. La imagen puede ser radicalmente opuesta el próximo mes de septiembre si finalmente se convierte en llegada de la Vuelta a España a este enclave del concejo de Nava. Es una posibilidad que está sobre la mesa. La empresa organizadora de la Vuelta, Unipublic, condiciona la llegada del pelotón a la mejora del asfalto de la ascensión, visiblemente dañado durante todo el recorrido.

Javier Guillén visitó ayer Asturias para estudiar de primera mano algunos de los escenarios que baraja como finales de etapa para la ronda de 2018. Al margen de Les Praeres, Unipublic maneja una larga lista de puntos en la región para traer el próximo año el pelotón profesional a las carreteras asturianas. Los Lagos de Covadonga podría repetir como final de etapa dos años después de la exhibición del colombiano Nairo Quintana. El Alto de la Farrapona, en la frontera entre Asturias y León, también ha presentado su candidatura y podría volver a ser el escenario de duelos como el protagonizado por Alberto Contador y Chris Froome en 2014. Los nombres de La Camperona y de Coto Bello también se encuentran en la baraja que maneja el equipo de Javier Guillén.

Los responsables de Unipublic esperan tener tomada una decisión en el plazo máximo de un mes. Ahora empieza, por tanto, un sprint final entre las localidades candidatas. En el caso de Les Praeres, la pelota está en el tejado de la administración regional, que sería la encargada de acometer las obras necesarias para el acondicionamiento necesario en la carretera.

La ascensión a Les Praeres comienza tras un descenso muy técnico desde Piloñeta. Cuatro kilómetros exactos son los que separan el puente del río Pla de la campera donde quedaría instalada la hipotética meta de la etapa. Los corredores se encontrarían rampas superiores al 20% en varias tramos, así como un breve descenso que les permitiría oxigenar las piernas antes de encarar la zona final. El estado actual del asfalto de hormigón imposibilita de plano el ascenso en bicicleta de carretera, por lo que sería imprescindible una mejora integral para acoger al pelotón y a toda la caravana que mueve la Vuelta a España en cada edición.

El recorrido final de la Vuelta está en estos momentos en plena fase de desarrollo, según aseguran fuentes cercanas. Por el momento, Unipublic ha confirmado que las tres primeras etapas de la edición 2018 se desarrollarán en la provincia de Málaga. Las autoridades vascas también han adelantado un acuerdo para acoger un final en el monte Oiz, conocido por sus espectaculares vistas de Vizcaya y por sus rampas de hasta un 17% de desnivel. En estos momentos, una de las opciones que se manejan los responsables del diseño de los trazados es que los corredores entren en Asturias desde Galicia y se dirijan posteriormente a Burgos.

La organización de la Vuelta a España trabaja siempre a varios años vista en lo que a recorridos se refiere. Las localidades que finalmente se queden fuera de la próxima edición podrían encontrar su hueco en 2019, en una cita que, en principio, dará comienzo en la provincia de Alicante.

Fotos

Vídeos