El Comercio

Sandoval la vuelve a liar

Sandoval, en su anterior etapa en el Rayo.
Sandoval, en su anterior etapa en el Rayo. / EFE
  • Como ocurrió en su etapa en el Sporting, el entrenador del Rayo ha vuelto a protagonizar un altercado con sus jugadores

El Rayo Vallecano está siendo el centro de atención en los últimos días y no precisamente por ser el colista de la Segunda División. Si hace unos días, el presidente de la entidad, Marín Presa, realizó unas declaraciones fuera de lugar contra el asturiano Marcelino García Toral, esta vez las portadas las ha copado José Ramón Sandoval, un viejo conocido de la afición sportinguista.

El técnico madrileño vuelve a demostrar que los vestuarios que maneja no se caracterizan por el buen ambiente que reina en ellos. Si en el Sporting López Garai tuvo que abandonar el club por la puerta de atrás después de que el entrenador forzara la situación del centrocampista con la plantilla, hasta el punto de que el rojiblanco llegó a ser expulsado del vestuario, ahora en Vallecas la situación se le ha ido de las manos.

Sandoval y Miku llegaron a las manos en un entrenamiento y dicho encontronazo se hizo público. No contento con ello, el técnico se dirigió a Trashorras, capitán del conjunto madrileño, para culparle por el descenso del Rayo Vallecano a la división de plata por no haber ejercido correctamente sus funciones como representante de la plantilla vallecana. Responsabilizar a los jugadores de los fracasos son tácticas habituales de un Sandoval que, como demostró en Gijón, nunca hace autocrítica. Tampoco ayer: «No hubo agresión, hubo calentón. El jugador se negó a jugar y ya está».

López Garai y Sergio

Además de López Garai, Sergio Álvarez también padeció al entrenador de Humanes. Antes de que comenzara la que fue su segunda y última campaña a los mandos del Sporting, el técnico decidió apartar al avilesino de sus compañeros. Por aquel entonces, el centrocampista era uno de los descartes y ante las negociaciones del jugador con el Córdoba, el técnico argumentó que prefería que entrenase en solitario para que no adquiriera sus ideas de juego y estrategias para luego darlas a conocer en Córdoba.

Ante este nuevo conflicto en el Rayo, es curioso el mutismo de su presidente, Martín Presa. No perdió ni un segundo para arremeter contra Marcelino García Toral, a quien acusó de dejarse perder ante el Sporting en el último partido de Liga ante el Villarreal, ayer optó por el silencio.