El Comercio

«Siempre se ha forzado demasiado al futbolista»

El doctor Guilén, antes de la charla que ofreció en el Colegio de Médicos de Asturias.
El doctor Guilén, antes de la charla que ofreció en el Colegio de Médicos de Asturias. / ÁLEX PIÑA
  • «Todos los jugadores van al límite, pero no compiten nunca en perfectas condiciones, siempre tienen alguna tara o molestia física»

  • Pedro Guillén.Traumatólogo

Ya son más de cincuenta años como profesional. Y más de 30.000 intervenciones quirúrgicas. Con estas cifras, no es de extrañar que hayan pasado por sus manos generaciones enteras de futbolistas, como es, por ejemplo, el caso de Cundi y su hijo Rubén Suárez, dos exjugadores del Sporting que fueron operados por el doctor Pedro Guillén (Murcia, 1938). Con innumerables galardones recibidos, el traumatólogo, especialista en medicina deportiva, recibirá hoy en Las Caldas Villa Termal el Premio Laurbaer Deporte y Vida Sana por su trayectoria y dedicación en el mundo del deporte.

-Antes de operar a deportistas, usted trató a mineros.

-Muchos, muchos. Mi amigo don Vicente Vallina -quien fuese durante tres décadas director del Sanatorio Adaro, de Sama de Langreo- era para mí una referencia en España. De él aprendí mucho sobre lesiones de menisco. En la cuenca minera se le debe mucho a un hombre que dedicó su vida entera, día y noche, al minero roto.

-¿Se les está forzando demasiado a los jugadores en el fútbol profesional?

-Eso ha ocurrido siempre. Ellos tienen que estar en el límite. Si no, no llegan porque siempre habrá alguien que llegue ante que él. No es suficiente el talento. La preparación física es importantísima. Y, si tienes preparación física con talento, te sales.

-¿Pero no hay riesgo de recaer en lesiones si se acortan demasiado los plazos de recuperación?

-Yo nunca me he encontrado en una situación así. Sin el alta médica, no se atreve un club a ponerle a jugar. Además, ¿cuántas veces exige el entrenador tenerlo disponible, y luego no lo pone a jugar? Es cierto que al límite van todos los futbolistas, pero no compiten nunca en perfectas condiciones. Siempre tienen alguna tara o molestia física.

-Imagino que sentirá satisfacción cada vez que ve rendir al máximo nivel, en un partido, a alguno de esos jugadores a los que ha operado.

-Claro. Y también sufres si ves que reciben una entrada dura. Ahí no sabes ver el fútbol, sabes ver al chico que corre.

Reducir lesiones musculares

-¿Cuál es el camino por el que avanza la medicina deportiva?

-Se va camino de acortar el proceso de curación de las lesiones musculares. Por otro lado, también estamos viendo avances que van a permitir crear órganos. Estoy seguro de ello, porque hay pocos de donantes.

-Hace tres años realizó una intervención con la tecnología Google Glass que permitió ver en directo la operación en todo el mundo.

-Sí, pero eso fue un ensayo clínico. Para llevarlo a la práctica debe pasar un tiempo. Son aldabonazos que se dan, pero el problema de eso es la privacidad. En cualquier sitio que pongas la videocámara, va a salir todo el mundo que esté allí y se pierde la privacidad.