El Comercio

Fútbol

Demasiado castigo por salir dormido

Demasiado castigo por salir dormido
  • La mala puesta en escena del conjunto mierense le pasó factura a lo largo de toda la tarde

El Caudal cosechó su segunda derrota a domicilio consecutiva al caer en el Ciudad de Tudela tras perder 1-0 frente al Tudelano por culpa de un gol inicial en propia puerta. La mala puesta en escena del conjunto mierense le pasó factura a lo largo de toda la tarde, y eso que en los segundos 45 minutos ganó méritos para al menos llevarse un punto de tierras navarras.

El Caudal salió en la primera parte totalmente desquiciado, sin juego y sin ninguna chispa. En la primera jugada de partido un balón por derecha centrado por Javi Cabezas fue despejado por Saavedra en su propia portería sin que Bussman pudiera hacer nada para evitar el primer tanto del partido.

El Tudelano cogió moral tras el gol llegando por ambas bandas. Así, en el minuto 7, una falta botada por Ibai Ardanaz era rematada alto por Vélez. Otra falta sacada por el propio Ibai Ardanaz se paseaba por la línea de gol sin que nadie rematase. Era el minuto 20 y ésta fue la mejor ocasión hasta el descanso junto con el gol

El Caudal intentaba llegar al campo contrario, pero Quero, Javi Sánchez y Annunziata estaban muy apagados sin peligro alguno sobre las inmediaciones de Pagola. Por su parte, el Tudelano amasaba más el esférico pero sin peligro alguno. A la media hora, por cuestión técnica, Iván Ania decidía sustituir a Óscar Pérez por David González. Un cambio que no tuvo ningún resultado en el juego terminando la primera parte con los asturianos sin aparecer y los navarros sin mordiente.

En la segunda parte, el Caudal estuvo más fresco. Los asturianos fueron dueños y señores de la posesión del balón desde la reanudación hasta el final. Eso sí, sin crear grandes ocasiones de gol a la meta de Pagola. La más peligrosa no se hizo esperar. Un libre directo desde 40 metros por parte de Jaime hizo lucirse al cancerbero local. El Tudelano intentó reaccionar y, en un centro de Delgado desde la derecha, Óscar Vega no remataba en la línea de gol. Delgado volvía a percutir por la banda derecha y Vélez no concretaba en su remate.

En los compases finales desaparecieron las oportunidades de gol por parte de ambos equipos. El Caudal acumuló diagonales, centros al área y muchas combinaciones, sobre todo con la presencia de Invernón que le dio otro aire a los visitantes, pero el peligro y los remates a puerta brillaron por su ausencia. Así no se movió el marcador en un partido donde una parte fue para cada equipo.