El Comercio

Fútbol

El Racing vence por la mínima al Lealtad

  • Los maliayos no perdieron la cara al partido y dispusieron de ocasiones muy claras para empatar el partido en la segunda mitad

El Lealtad mereció mejor suerte ante el equipo con más cartel, y presupuesto de la categoría, un Racing de Santander que venció gracias a un polémico penalti de Mendi sobre el capitán racinguista, Borja Granero, hijo del que fuera entrenador del Real Oviedo, Carlos Granero. Los maliayos no perdieron la cara al partido y dispusieron de ocasiones muy claras para empatar el partido en la segunda mitad.

Les Caleyes se vistió de gala y acogió a más de 3.000 espectadores, en una jornada 'festiva' en Villaviciosa, donde los locales hosteleros se beneficiaron de la presencia de aficionados cántabros, que también dispusieron de una 'Fan Zone' en el Frontón anexo al campo. En los prolegómenos del partido, el alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega, entregó una placa de agradecimiento a los aficionados del Racing de Santander, en manos de la presidenta de la Asociación de Peñas Racinguistas, Sonia Díaz.

Adrián Llano y Valdo no se recuperaron de sus molestias y fueron los dos descartes de Roberto Aguirre para la convocatoria final de 18 jugadores. El once inicial sufrió una única variación respecto a los dos últimos partidos, Pablo Gállego ocupó la banda derecha en detrimento de un Jandrín que se entrenó entre algodones durante la semana.

El Racing salió con Caye Quintana y el ex-oviedista, Dani Aquino, en la punta de ataque, y con dos laterales improvisados como Gándara y Camus, por las bajas de Julen Castañeda y Córcoles, ambos por lesión.

El partido comenzó igualado, con dominio alterno y llegadas a las dos áreas que no encontraban portería. El primer aviso lo dio David Grande en el minuto 4, tras colarse en el área y fusilar el lateral de la red de la meta de Iván Crespo.

Caye Quintana probaba fortuna desde fuera del área con dos disparos que salieron por encima de la portería de Javi Porrón, pero la más clara la tuvo en el minuto 26, cuando se disponía a rematar sólo ante Javi Porrón desde la frontal del área pequeña, pero un espléndido Omar Hernández llegó al corte para enviar el balón a corner.

Penalti para la moviola

El árbitro vasco, González Esteban, decretó penalti por un agarrón de Mendi sobre el capitán, Borja Granero, que se disponía a rematar en el segundo palo. Una jugada muy protestada por los locales, en una acción muy habitual en las áreas que se pita en pocas ocasiones. El pichichi racinguista, Dani Aquino, asumió la responsabilidad y transformó la pena máxima con un remate raso a la derecha de Javi Porrón.

El encuentro continuó igualado tras el gol, con llegadas, pero con pocas ocasiones, más allá de un cabezazo de Aquino a centro de César Díaz que acabó en corner, llegándose al descanso con el 0-1.

El paso por vestuarios dio un soplo de aire fresco a los de Roberto Aguirre, que dieron un paso adelante y se volcaron en busca del empate. En el minuto 52, Gándara sacó bajo palos un remate de Yosu Camporro, tras una buena jugada del extremo oscense del Lealtad.

El Racing capeaba el temporal con apuros y trataba de sentenciar el partido a la contra, con un activo Caye Quintana que fabricó una buena jugada en el minuto 57, culminándola con un remate al lateral de la red. Sólo un minuto después llegó otra de las mejores ocasiones locales, Robert sacaba un remate cruzado desde la frontal que golpeaba en el interior del palo largo, en el del otro poste y luego era desviado a corner por un defensa.

Gol mal anulado a David Grande

A la hora de partido el colegiado anuló un gol a David Grande, que recogió un balón suelto en la frontal del área pequeña para batir a Iván Crespo. El asistente decretó fuera de juego, aunque las imágenes dejan claro que no había infracción y que el gol debía haber subido al marcador.

En la siguiente jugada, David Grande ganó la espalda a la defensa en una contra y su remate acabó desviado a corner. Ahí se acabó el bagaje ofensivo de un Lealtad que lo intentó, pero no pudo contra un Racing que corrigió sus errores y no volvió a conceder ocasión alguna al cuadro local, disponiendo de ocasiones a la contra para sentenciar el partido antes del pitido final, con un activo Coulibaly.

El Lealtad perdió en un partido igualado, donde las decisiones arbitrales influyeron en el resultado, lastrando las opciones de continuar invicto al conjunto maliayo, que cae a la quinta posición con once puntos, en vísperas de visitar al Palencia el domingo 2 de octubre a las 18:30 horas en la Nueva Balastera.

Temas