El Bansander minimiza las virtudes del Oviedo