El Comercio

Mendi trata de controlar.
Mendi trata de controlar. / A. Q.

Mala fortuna en Palencia

  • El Lealtad cae derrotado por un gol en propia meta de Mendi, al inicio de la segunda parte, que después no pudo contrarrestar

El Lealtad cayó derrotado por la mínima en Palencia merced a la mala suerte, ya que el único tanto del encuentro lo anotó Mendi en propia puerta nada más arrancar la segunda mitad (1-0).

El primer acercamiento de peligro se produjo en el minuto 5, por mediación del conjunto asturiano. La jugada nació en un centro desde el perfil zurdo, obra de Grande. El cuero se dirigió hacia las botas de Gállego, quien esperaba el remate dentro del área, pero la zaga local se anticipó para despejar a córner.

La réplica de los palentinos llegó en el minuto 12 con un disparo duro, pero centrado, de David Durántez que atrapó el guardameta Javi Porrón. En plena lucha por hacerse con el control, los de Roberto Aguirre lo volvieron a intentar por el perfil zurdo con un gran centro de Muñiz que se paseó por el área pequeña y al que no llegó Mendi por centímetros a pesar de lanzarse con todo.

En el minuto 22, Grande lo intentó para el Lealtad con un disparo un tanto escorado desde el interior del área que se escapó alto. El delantero tenía encima a su par y no pudo rematar cómodo. Con el correr de los minutos, los negrillos -ayer de verdiblanco- se fueron haciendo con el dominio territorial del partido, pero no acababan de encontrar ni un resquicio entre la zaga morada.

El Palencia estaba muy bien asentado atrás y acumulaba mucha gente en el centro del campo. Había muy pocos espacios para hacer daño. A cuatro minutos para el descanso, Muñiz intentó romper la igualada con un libre directo desde la frontal después de que el colegiado cobrase falta, pero el disparo salió alto. Así se llegó al final de una primera parte muy igualada, aunque con muy pocas ocasiones claras de gol.

Tras la reanudación, el Palencia se aprovechó de la estrategia para adelantarse en el electrónico. El gol tuvo su origen en un saque de esquina. El balón fue colgado al segundo palo, Héctor Granado cabeceó al corazón del área y, al intentar despejar, Mendi se encontró con la pelota, que remató hacia su propia portería sin que Porrón pudiese evitar el gol en propia meta.

Con el tanto en contra, el Lealtad empujó con más fuerza y dejó espacios a la espalda de la defensa que el Palencia intentaba aprovechar con balones largos buscando a Zapata. Los morados llegaban con más claridad y, en el minuto 58, Durántez lo intentó de nuevo con otro disparo que se marchó alto.

Aunque el Lealtad adelantó líneas, se topó de nuevo con un rival muy ordenado y la defensa muy bien posicionada, sin concesiones. Es más, los morados pudieron ampliar la diferencia en algún contragolpe. Por ejemplo, con una ocasión del exoviedista Xavi Moré. De haber avanzado conduciendo el cuero, se hubiese quedado mano a mano con Porrón, pero vio al arquero adelantado y probó suerte con un disparo de 30 metros que salió alto.

En el 87, Xavi Moré pudo sentenciar en un mano a mano con Porrón tras un gran contragolpe, pero después de driblar Omar apareció de la nada para evitar el segundo. El Lealtad puso más corazón que cabeza, pero se topó con un equipo muy seguro que supo defender su renta.