El Comercio

Arsène Wenger cumple 20 años como mánager al frente del Arsenal

Arsène Wenger ha cumplido 20 años en la cima del fútbol inglés como mánager del Arsenal. En 1996 fue recibido con sorna por una prensa burda, porque nadie lo conocía y hablaba con estilo frío y analítico, en un inglés pulcro. Wenger cambió los hábitos dietarios, el estilo de los entrenamientos y ganó la First Division y la Copa de la FA en su segundo curso. Dos años después repitió. Y en 2004 ganó la Premier sin perder un solo partido.

Han pasado los años y se conocen sus defectos. Los 'Invencibles' de 2004 eran poderosos y rápidos. Las hornadas posteriores naufragaron por su debilidad ante la rápida intensidad de Alex Ferguson, el fútbol fornido de Jose Mourinho y la escuela del Barça. Que es ciego ante los problemas de su defensa o la debilidad de su centro del campo, que no logra fichar a grandes figuras, que no sabe defender los córners, que las lesiones y lentas recuperaciones sugieren métodos anticuados... Los reproches se repiten. Comenzó mal la temporada, pero ya es tercero.

Tras la breve peripecia de Sam Allardyce como seleccionador inglés, dimitido a los 67 días por hablar de comisiones y trampas, se habla de Wenger como su sustituto. Una cosa es segura, no romperá su contrato, que termina en verano, porque nunca lo ha hecho.