El Comercio

«No sé si hay un autobús para tapar la portería», dice Di Biasi

«No sé si tenemos un autobús bastante largo para tapar nuestra portería. Muchas veces no eres tú el que decides ir atrás, sino el rival. Vamos a ver si conseguimos que no sea así». Así se expresó ayer en la sala de prensa de Shkoder, y en perfecto castellano, el seleccionador de Albania, Giani Di Biasi, un entrenador que pasó de puntillas por la Liga española. Sólo la afición del Levante, recuerda a este italiano (Sarmende, 1956) que se ha convertido en el héroe nacional de Albania por haber logrado la clasificación de la Eurocopa.

«Nadie pensaba que llegaríamos. Era un reto difícil, pero lo logramos gracias al trabajo de mucha gente», recordó. Giani Di Biasi no tuvo en el Levante la confianza que encontró en otros destinos, como el Módena (al que ascendió de tercera a la Serie A), el Torino (por el que pasó en varias etapas) o el Brescia. Ahora la ha recibido también en Albania, donde dirige a la selección desde 2011, cuando fue despedido del Udinese a los tres meses de trabajo.

Los comienzos con Albania fueron duros. Di Biasi ni siquiera tenía controlados a todos los seleccionables. Le tocó investigar por internet, ver vídeos y viajar por Europa. A los jugadores que le interesaron los persuadió de que regresaran. Algunos ni siquiera habían pisado su país porque sus padres habían emigrado. Otros lo habían hecho ellos mismos, como Hysaj, del Nápoles.