El Comercio

El jugador maliayo David Grande disputa el balón con un rival.
El jugador maliayo David Grande disputa el balón con un rival. / J. P.

El Celta B resuelve a distancia

  • El Lealtad cae derrotado al recibir un golazo de Hicham desde 25 metros que decidió un duelo muy igualado tanto en el juego como en ocasiones

El Lealtad cosechó su tercera derrota consecutiva ante el Celta B en un partido igualado en juego y ocasiones, que decidió un golazo de Hicham desde 25 metros al filo del descanso (0-1).

El técnico local, Roberto Aguirre, introdujo cambios en el once ante las bajas en defensa de Álex Belda y Keko, quien fue el descartado de la lista de 19 convocados. Álvaro Muñiz fue la novedad en banda izquierda, con Pablo Gállego en la derecha.

El Celta B entró mejor al partido y consiguió imponer su juego en la primera fase del encuentro, combinando y jugando en campo contrario, liderado por el doble pivote formado por Borja Fernández y Gus Ledes, dos de los destacados del filial celeste. El dominio visitante no se tradujo en ocasiones y el Lealtad consiguió defender sin que Javi Porrón tuviese que intervenir hasta el minuto 29, con un remate acrobático de Borja Iglesias al que respondió el capitán negrillo con una gran estirada para desviar el esférico.

Tras el dominio inicial de los vigueses, el encuentro entró en una fase de centrocampismo sin ocasiones, más allá de jugadas a balón parado a favor del filial celeste, con Gus Lede como protagonista en el saque de todas las acciones a balón parado. En una de ellas, en el minuto 43, Roger Riera peinó el balón al palo. Esta ocasión fue la antesala del gol, Hicham recibió en la frontal, a unos 25 metros de la portería de Javi Porrón, y lanzó un potente disparo inapelable para el meta maliayo.

Con el 0-1 se llegó al descanso. El Lealtad dio un paso adelante en la reanudación y buscó con más ahínco la portería defendida por Iván Villar, tras una primera mitad con un pobre bagaje ofensivo.

Los maliayos lo intentaron a balón parado. Primero, con una falta en el lateral del área que Álvaro Muñiz lanzó muy cerrada y el meta celeste desvió con muchos apuros, y ,tres minutos después, en el 50, con un saque de falta desde campo propio de Álex Blanco que fue peinado por Mendi. Su remate sorprendió a un Iván Villar mal colocado que blocó en dos tiempos un balón que a priori no tenía complicación.

Con el paso de los minutos el partido se equiparó y, a pesar del intento de los locales por llegar al área viguesa, el Celta B se defendía con orden y no concedía ocasiones. Incluso gozó de la ocasión de sentenciar el partido en el minuto 57, con un cabezazo de Borja Iglesias que desvió a córner Javi Porrón con una buena intervención.

Las ocasiones del Lealtad se limitaban a acciones a balón parado. Una falta lateral botada por Álvaro Muñiz la cabeceó David Grande y la blocó Iván Villar en dos tiempos, cuando corría el minuto 64. Esta fue la última ocasión de un Lealtad que tardó en estirarse y, cuando lo hizo, no generó peligro a un ordenado Celta B.

Aguirre hizo los cambios en la recta final y tan sólo cabe destacar un disparo de Jandrín, desde la línea divisoria, intentando sorprender a un Iván Villar bien colocado.

El entrenador asturiano Marcelino García Toral estuvo presente entre el público en un partido muy disputado, en el que el primero que marcase tenía muchas opciones de llevarse los tres puntos, como así fue. A pesar de ser la tercera derrota consecutiva, no saltan las alarmas en el seno del Lealtad, que continúa en la zona media con un buen colchón de puntos.