El Comercio

Paula Carballo presiona a una rival.
Paula Carballo presiona a una rival. / BELÉN BADA

El Femiastur paga caros sus errores

  • El equipo avilesino cayó frente a El Olivo fruto de un fallo defensivo para posteriormente marrar una pena máxima

El Femiastur sufrió en la matinal de ayer en La Toba su segunda derrota de la temporada frene a El Olivo (0-1). Las avilesinas, que no tuvieron su mejor día, acusaron los fallos cometidos tanto en defensa como en ataque, dentro de un partido de mucha brega e intensidad, poco vistoso para los aficionados concregados en el complejo deportivo local.

Un mal despeje de la defensa avilesina propició el primer tanto del partido, obra de Sara, a los diez minutos, para un El Olivo que arrancaba la jornada por detrás del Femiastur en la tabla clasificatoria. En Segunda División los errores penalizan mucho y las chicas de Rubén Blaya se fueron al descanso 0-1 abajo en el marcador.

En el segundo tiempo, la goleadora avilesina Rebeca ingresó en el terreno de juego en sustitución de Lorena. Con ella, Líber y Paula Carballo, el planteamiento ofensivo del Femiastur se multiplicó, sin que por ello las locales tuviesen la fortuna necesaria como para obrar la remontada. En ese sentido, las avilesinas erraron un penalti quel es hizo mucho daño psicológicamente.

De ahí al final del encuentro, el Femiastur puso mucho corazón sobre el campo, pero poco orden. Las ocasiones se sucedieron en ambas porterías, en la de El Olivo por el empuje local y en la del Femiastur a la contra, convirtiéndose la guardameta Sheila en una de las principales protagonistas del choque por sus paradas.

Al final, los tres puntos volaron de La Toba y el Femiastur deberá seguir trabajando para mejorar los errores cometidos y alcanzar su objetivo de lograr la permanencia.