El Comercio

Pablo Acebal impulsa al Langreo

Omar Sampedro trata de eludir el marcaje de un jugador del Covadonga.
Omar Sampedro trata de eludir el marcaje de un jugador del Covadonga. / J. M. PARDO

Un solitario tanto de Pablo Acebal resolvió el duelo entre el Langreo y el Covadonga, que acudían con la condición de invictos a la cita, a la postre marcada por el pésimo arbitraje de Moris Martínez. Los de Hernán Pérez vencieron por la mínima y con justicia a un cuadro ovetense que nunca se entregó.

A los siete minutos de juego Turzo ya puso a prueba a Aitor, que despejó su disparo con los puños con grandes apuros. Al filo del ecuador de la primera mitad, un centro sobre el área de Dani López se le escapó al guardameta ovetense, pero el balón no encontró rematador. El Covadonga, con el beneplácito del colegiado avilesino, utilizaba el juego duro para frenar a un conjunto local que dominó la primera mitad.

La segunda parte comenzó con un cambio a los tres minutos. Joaquín reemplazó a Luis Nuño y los de Hernán Pérez avisaron con un centro de Pablo Acebal que no llegó a rematar en boca de gol De la Nava.

El propio atacante salmantino obligó primero a lucirse a Aitor para detener su testarazo y en pleno asedio local asistió a Pablo Acebal, que con un disparo raso firmó el único tanto del encuentro. La jugada polémica del partido llegó en el minuto 82, cuando el árbitro anuló un gol al Covadonga tras el saque de una falta por un fuera de juego que el colegiado señaló a instancias de su asistente y el duelo se cerró con la expulsión en el tiempo añadido de Imanol.