El Comercio

Ambiente de gala en el Rabanal

Los equipos formados antes del inicio.
Los equipos formados antes del inicio. / MARIO ROJAS
  • Banda de gaitas, videomarcador, banderas... a la final no le faltó detalle

El sintético Juan Antonio Álvarez Rabanal ovetense, sede del Club Deportivo Covadonga, se vistió de gala para ver uno de los mejores partidos del fútbol asturiano como es la final de la Copa Federación, que en esta ocasión enfrentaba posiblemente a los dos equipos más potentes de la Tercera División esta campaña.

Como es habitual, la Federación se esmeró en la organización de un evento al que no le faltó detalle. La banda de gaitas El Torollu amenizó los prolegómenos del partido e interpretó el himno de Asturias antes del pitido inicial, mientras que los equipos fueron presentados por megafonía, acompañados por niños de la cantera del Covadonga, que portaron las banderas de ambos clubes y posaron junto a los futbolistas.

El encuentro contó con un moderno vídeo marcador y se narraron en directo los goles, con fotografías para diferenciar a los jugadores en los cambios. Así, la trifulca generada por Jaime Santos, que fue increpado antes de la entrega de premios por aficionados blanquiazules, en un episodio que no llegó a mayores, no eclipsó la buena organización de un acto en cuyo cierre participaron el presidente del Real Avilés, José María Tejero, el consejero del Sporting, Fernando Losada, los concejales de Deportes de Oviedo y Avilés, Fernando Villacampa y Ana Hevia, y el presidente en funciones de la Federación, Maximino Martínez.

El conjunto blanquiazul se despidió de la Copa Federación por este año, mientras que el Sporting B participará en su fase nacional.