La falta de puntería condena al Morcín