Saha encuentra la llave del candado oviedista