El Comercio

COMPRA DE BALAÍDOS

El presidente del Celta da un ultimátum al ayuntamiento de Vigo

El presidente del Celta, Carlos Mouriño, negó ayer que hubiera cerrado la venta del club a un grupo inversor de China, la cual no descartó realizar si el ayuntamiento de Vigo no le vende el estadio de Balaídos porque el futuro económico de la entidad está lleno de «nubarrones». En este sentido, el también máximo accionista celeste, con cerca del 65 por ciento del capital social, aseguró que peleará «a muerte» por dotar al club de una «estabilidad» a largo plazo, y que si esta implica venderlo, lo hará.