El Avilés planta cara sin suerte al Bansander