El Ribadedeva muestra su mejor versión