El Comercio

La Tonada se diluye frente al alto ritmo de La Aldea

Ina, de La Tonada, protege el balón ante Chinto, con Álex atento a la jugada.
Ina, de La Tonada, protege el balón ante Chinto, con Álex atento a la jugada. / PALOMA UCHA
  • El Sidrerías El Mallu logró la primera victoria de la temporada, fraguada en su efectividad al contragolpe, en la pista del Oviedo Arenas

El Sidrería La Tonada cayó (1-4) ante La Aldea en un duelo en el que acusó el alto ritmo impuesto por el conjunto tinetense en la segunda mitad. El menor número de efectivos en el banquillo terminó pasando factura a los gijoneses, que comenzaron, al igual que su adversario, buscando la victoria con continuas llegadas a portería.

Los dos equipos dispusieron en el primer período de muchas ocasiones que siempre fueron desbaratadas por los dos porteros, grandes protagonistas del choque. Erigidos en héroe, gracias a sus intervenciones, el empate sin goles se mantuvo hasta el descanso. En el comienzo de la segunda mitad la dinámica no cambió, con dos conjuntos volcados al ataque.

Mediado el segundo acto, los visitantes lograron adelantarse con un tanto de Embu, pero inmediatamente los gijoneses reaccionaron y por medio de Tomy restablecieron el empate. Pese a la igualdad en el marcador, el esfuerzo físico ya pasaba factura al conjunto local, que, con menos efectivos en el banquillo que su rival, veía cómo los tinetenses imponían un ritmo muy alto a la circulación de balón y en dos nuevos zarpazos de Borja abría una brecha insalvable en el marcador (1-3).

Los gijoneses lo intentaron con la táctica del portero-jugador, pero solamente serviría para que los visitantes sentenciaran el encuentro con un nuevo tanto para poner el definitivo 1-4.

Primera División Preferente

El Sidrerías El Mallu logró su primer triunfo de la temporada (2-5) en la pista del Oviedo Arenas. El conjunto gijonés, sólido en defensa, salió al contragolpe con efectividad para firmar una trabajada y merecida victoria.

En Primera División, el Alisol Buenavista se fue con un mal resultado (4-3) del polideportivo de Las Vegas, escenario de su duelo ante El Ático. Los gijoneses completaron un buen partido, finalmente sin premio, frente a un rival difícil que, aunque contaba con un solo punto, se mostró como un equipo que va a estar en los puestos altos de la clasificación.

Comenzó el choque con la presión elevada del conjunto local, que incomodaba en todo momento la circulación de balón del conjunto gijonés. El Alisol no sacaba bien jugado el balón, aunque en los contraataques se mostraba bastante peligroso.

Pronto llegó el primer gol del equipo local, que por un despiste defensivo tras un saque de banda dejó un golpeo franco ante el que poco pudo hacer Marco. Muy activos, los gijoneses seguían sin encontrar el hueco para llegar a portería, pero cuando lo hacían era de manera muy clara. Sul primer gol se fabricó en una buena jugada de estrategia, culminada por Isaac en el segundo palo. Al descanso se llegó con empate a uno y la sensación de que el marcador podía haberse desequilibrado a favor de cualquiera de los dos conjuntos.

En la segunda mitad, los primeros minutos fueron fundamentales para el desenlace del partido. Los gijoneses empezaron con muchos desajustes en defensa, castigados con tres goles casi consecutivos que le ponían el partido muy cuesta arriba (4-1). El Alisol seguía creyendo en la remontada y Damián recortaba distancias en una buena jugada de saque de esquina. Para entonces el Alisol ya jugaba con cinco en busca del empate y después de un par de sustos debido al riesgo de jugar con portero-jugador, Viti recibía una diagonal y con un buen amago engañaba al portero para subir el 4-3 al marcador. En los instantes finales los gijoneses tuvieron ocasiones para lograr el empate, pero las acabarían malogrando para consumar una derrota que les deja mal sabor de boca por la cantidad de imprecisiones acumuladas.

En Segunda División, el Mallucos refrendó su abrumadora superioridad (9-1) sobre el Mieres City, que siempre estuvo a su merced.