El Comercio

El Avilés estuvo cerca del Racing pero cayó el cara o cruz del final

Dolorosa derrota del Real Avilés juvenil en la visita a La Toba de uno de los buenos equipos de la categoría, el Racing de Santander, que tuvo la fortuna que le faltó a los locales en el cara o cruz final que se decantó para los racinguistas con un gol postrero para llevarse tres puntos que bien mereció el Avilés.

La primera parte fue muy abierta y en el ida y vuelta, el equipo de Xiel e Iván tuvo más peligro en sus llegadas con los desmarques de Cesarín y de Borja, que fueron un quebradero de cabeza para la zaga santanderina. Sin embargo no hubo buenas definiciones por lo que los goles llegaron en tras el descanso. Sin cumplirse el primer minuto, el Avilés se puso por delante en una asociación de Borja con Cesarín, que la puso para que Jorge culminase. Pero la alegría no duró mucho porque en el minuto 53 Gon empató con polémica ya que el línea marcó un fuera de juego no considerado por el árbitro. Pudo ganar cualquiera: el meta racinguista salvó un remate de Borja que entraba y Goñi marcó después tras caerle un balón suelto.