El Comercio

De la Nava protege un balón ante un jugador de L'Entregu.
De la Nava protege un balón ante un jugador de L'Entregu. / J. C. ROMÁN

El Langreo hace cumbre en el derbi del Nalón

  • Un trabajado triunfo de los de Hernán Pérez sobre L'Entregu les permite alcanzar el primer puesto de la tabla

El Langreo salió vencedor (1-2) del derbi del Nalón y logró el premio añadido del liderato provisional, a la espera de lo que hagan este mediodía el Avilés, el Sporting B y el Covadonga. El conjunto dirigido por Hernán Pérez, el único equipo de la Tercera asturiana que permanece invicto, sumó una nueva jornada más sin conocer la derrota gracias a su triunfo sobre L'Entregu, que encadenó su octavo duelo sin puntuar por partida triple.

Con esa disparidad en los últimos resultados, reflejada en la tabla clasificatoria, arrancaba el choque de rivalidad regional en el Nuevo Nalón. Una diferencia entre ambos que terminó plasmándose en el marcador final, favorable a un Langreo que se llevó los tres puntos de El Entrego, no sin realizar una gran labor de desgaste en un encuentro con dos partes bien diferenciadas.

En la primera, los visitantes impusieron su autoridad desde el inicio y encontraron el premio a su mejor arranque con un tempranero gol a los siete minutos. La solidez que ha aupado a los langreanos a la cabeza de la tabla se vio acompañada por su oportunismo para aprovechar cualquier concesión del rival. Oportunista, el veterano Omar Sampedro no titubeó a la hora de castigar un mal despeje del guardameta local Rabanillo para enviar el balón al fondo de la portería local en lo que supuso la apertura del marcador.

Sin apenas tiempo para encajar el golpe, L'Entregu estuvo a punto de recibir otro, con un remate de Álvaro Cuello que se marchó alto. Con el susto todavía en el cuerpo de la afición local, al cuarto de hora de juego llegó un nuevo mazazo. Un testarazo de Luis Nuño se alojó en el fondo de la portería y dobló la ventaja del conjunto dirigido por Hernán Pérez, que corroboraba su mejor arranque.

Con ese 0-2 se cerró el primer período y llegó un descanso que reavivó a L'Entregu. A los quince minutos de la reanudación, Omar Cibeira consiguió recortar distancias y detonó la reacción local. El gol espoleó al conjunto entreguino, que generó buenas ocasiones para nivelar la contienda. El propio Omar y Mati protagonizaron las acciones de mayor peligro sobre la portería defendida por Adrián Torre. Incluso llegaron a reclamar penalti los de Marcos Suárez en la jugada más polémica de un encuentro que permitió al Langreo dormir en la cumbre de la tabla clasificatoria.