El Comercio

fútbol

Punto agridulce para el Caudal

Encuentro entre el Caudal y el Boiro.
Encuentro entre el Caudal y el Boiro. / Juan Carlos Román.
  • Los mierenses empataron ante el Boiro en un duelo en el que enmendaron tras el descanso su errática primera mitad

El Caudalse quedó a las puertas de completar su venganza ante el Boiro, el conjunto que le obligó a recorrer el camino más largo para ascender a Segunda B. Los mierenses solo pudieron sumar un empate en su reencuentro ante los gallegos, en un choque en el que enmendaron su errática primera mitad con una gran reacción tras el descanso que les dejó a las puertas de la victoria.

Comenzó con más empuje el Boiro, que se aproximó a la portería defendida por Bussmann con una irrupción por el costado izquierdo de Jimmy que no logró cabecear con fuerza Gonzalo. Le costó nueve minutos al Caudal estirarse. Lo hizo gracias a una internada de Cristian, que puso un buen centro al área que Braulio no logró cabecear entre los tres palos.

Estaban más cómodos los gallegos, que al filo del cuarto de hora de juego trenzó un contragolpe que finalizó nada más entrar al área Rubén Rivera, que se topó con Saavedra, providencial para desviar su remate. Aunque el balón estaba la mayor parte de tiempo en la mitad de campo del Caudal, el Boiro no lograba disparar sobre la portería mierense. Hasta que una pérdida de Richard permitió una rápida transición del conjunto gallego que situó a Manu frente a Bussmann, al que batió con un disparo mordido.

Un doble exceso de confianza de No el Alonso y Súper dejó el balón en posición franca para el remate a Rubén Rivera, al que le faltó velocidad de ejecución para culminar una jugada que desbarató Cristian para evitar el segundo tanto consecutivo. Movió ficha tras el descanso Iván Ania, que dio entrada a Quero en sustitución de Richard para buscar un efectivo más en las acciones en campo contrario.

Mejoraron los mierenses, que fabricaron su mejor oportunidad de peligro por partida doble a la hora de encuentro. Quero percutió por el costado derecho y centró al primer palo buscando a Braulio. El delantero canario remató al primer toque y solo una gran intervención con el pie de Pato Guillén evitó el gol. El balón rechazado le cayó a Annunziata, que recortó con sangre fría para abrirse hueco y sacar un disparo que de nuevo repelió el guardameta del Boiro.

Fue el preludio del empate cuadalista. Un servicio desde el flanco derecho de Quero al corazón del área lo cabeceó Súper de manera inapelable. En superioridad numérica tras la expulsión de Mateo, el Caudal siguió apretando en busca del triunfo y Roni estuvo a punto de lograr el segundo tanto local, pero se quedó sin ángulo tras superar la salida del portero con un leve toque de cabeza.