El Comercio

El Toscaf se sobrepone a las bajas

Jaime se zafa de la defensa del vallisoletano Joel para lanzar a portería.
Jaime se zafa de la defensa del vallisoletano Joel para lanzar a portería. / MARIETA
  • Sin Aitor ni René y con Fidalgo a medio gas, el conjunto avilesino da una lección de esfuerzo ante el complicado Universidad de Valladolid

El Cafés Toscaf Atlética Avilesina se ha empeñado en demostrar esta temporada que lo ocurrido la pasada no fue un espejismo, ni fruto de la casualidad, y vaya si lo está consiguiendo. Ayer, con las bajas de René, Aitor, Ramón, Coke y Cristian Ferreiro, y con Fidalgo a medio gas tras retorcerse el tobillo en los primeros minutos de partido, los de Juan Muñiz lograron una más que trabajada e importante victoria ante todo un Universidad de Valladolid (27-24), uno de los equipos más complicados del grupo este curso.

Porque muchas veces las ganas, la ilusión y el esfuerzo pueden a la calidad o a los centímetros, el conjunto avilesino salió a un animado y joven polideportivo de La Magdalena convencido de que los dos puntos se podían quedar en casa. Tras varios minutos de tanteo y con el Toscaf siempre por delante en el marcador, aunque nunca superando la barrera de los dos goles arriba, llegó uno de los momentos clave del partido. Tras dar un pase, Fidalgo se retorció el tobillo ante el bloqueo de un rival y tanto desde la grada como desde el banquillo se temió lo peor.

La lesión afectó al equipo. Deportivamente por la ausencia de un jugador de dos metros en la cancha, y psicológicamente ante la plaga de problemas físicos de los jugadores de un equipo que es como una familia. Estos minutos de 'shock' propiciaron que el Universidad de Valladolid se fuese dos goles arriba, obligando a Juan Muñiz a pedir tiempo muerto. El experimentado técnico realizó ajustes y Fidalgo, vendado y renqueante, volvió a la cancha. El Toscaf mejoró en el tramo final y tras un gran parcial se fue al descanso 17-12, la máxima diferencia hasta el momento.

Sin embargo, todo hacía indicar que el partido no estaba cerrado, ni mucho menos, y así fue. Tres pérdidas en ataque consecutivas metieron de nuevo a los vallisoletanos en el partido, que se colocaron hasta en dos ocasiones a un gol, de tal forma que Juan tuvo que pedir de nuevo un tiempo muerto. Rozada sostuvo al equipo una vez más en los momentos delicados y a base de esfuerzo, garra y valentía, el Toscaf Atlética volvió a resurgir para mantenerse por delante en el marcador hasta el final.

Mención especial merece el meta juvenil Adrián, que debutó en la categoría con unos muy buenos últimos minutos, cuando suplió a un exhausto Rozada. Apuntó maneras un nuevo producto de la cantera del Grupo Deportivo Bosco.