El Comercio

El Caudal reacciona tarde

  • Los de Iván Ania no se encontraron cómodos ante el Boiro y firmaron una mala primera parte para reaccionar en la segunda

El Caudal Deportivo dejó escapar dos puntos de su feudo (1-1) en un encuentro que se les puso cuesta arriba en la primera mitad con el gol del Boiro, pero que estuvo cerca de vencer después de una gran reacciónar tras el descanso.

La primera acción de cierto peligro llegó pasado el primer cuarto de hora. Los de Fredi Álvarez se hicieron con un balón en el centro del campo, montaron una rápida contra y el cuero acabó en la derecha, en los dominios de Rubén Rivera. Pero apareció Saavedra, muy atento, para despejar el peligro cuando el capitán del cuadro gallego estaba preparado para disparar a puerta.

La respuesta caudalista llegó cinco minutos más tarde. Jaime botó una falta desde la derecha, puso el esférico en el corazón del área donde se elevó Javi Sánchez. Sin embargo, el delantero no llegó por centímetros a conectar con el balón ante la mirada del meta.

Antes de la media hora de juego el conjunto coruñés, en una jugada muy similar a la anterior, se hizo con un balón en el centro del campo y montó una rápida contra. El balón le llegó a Manu Rodríguez, que se internó en el área para batir de disparo raso y cruzado al meta alemán del Caudal.

Para mayor desgracia, en la jugada del gol, Armando Invernón se lesionó, obligando a Iván Ania a reconstruir la defensa. El técnico dio entrada a Súper, quien se colocó en el centro de la zaga junto a Saavedra y Noel Alonso pasó a la banda izquierda.

El Caudal buscó la reacción y un centro de Jaime desde la izquierda fue cabeceado dentro del área pequeña por Súper, pero su remate acabó en las manoplas de Pato Guillem.

En la siguiente jugada, los visitantes pidieron mano de Súper dentro del área. Sin embargo, el colegiado no señaló nada y dejó seguir el juego.

Antes del descanso, lo volvieron a intentar los locales con un lanzamiento de falta desde la izquierda que Cristian remató demasiado desviado en el segundo palo.

Tras el descanso, Iván Ania movió sus piezas. Dejó a Richard en el vestuario y dio entrada en su lugar a Quero. A partir de ese momento, Jaime retrasó su posición en el centro del campo para actuar junto a Óscar Pérez en el doble pivote.

Aun así, tardó el Caudal en encontrar su juego. No obstante, en el minuto 59, Pato Guillem se convirtió en el salvador del equipo gallego, al desbaratar una clara ocasión de Braulio. El rebote, tras impactar en el cuerpo del portero, cayó en los pies de Annunziata y el disparo del canario se encontró nuevamente con el guardameta visitante.

Insistió el equipo mierense y en el minuto 68 encontró su recompensa. A la salida de un córner Súper, dentro del área, se elevó por encima de su marcador para cabecear el empate.

Los de Iván Ania se volcaron en ataque y, a los 71 minutos, reclamaron penalti por un agarrón a Braulio. El colegiado no lo quiso ver y amonestó al delantero caudalista por protestar. A 11 minutos para el final, los gallegos se quedaron en inferioridad numérica por expulsión de Mateo, que vio la roja directa por agarrar a Roni en la frontal del área cuando el delantero se plantaba solo ante Pato Guillém.

El Caudal no cesaba en su asedio a la portería del Boiro y estuvo muy cerca de darle la vuelta al marcador, cuando en el minuto 82, la zaga visitante despejó en la misma línea de gol un balón cuando ya se cantaba el segundo para los caudalistas.