El Celta desperdicia tres goles