El Comercio

El Ceares sentencia al Mosconia en dos minutos

Un jugador cearista disputa un balón por alto con un rival.
Un jugador cearista disputa un balón por alto con un rival. / PABLO LORENZANA
  • El conjunto gijonés, con goles de Juan Carlos y Marcos, se llevó los puntos en un partido poco vistoso

El Mosconia y el Ceares disputaron un partido poco vistoso, en el que los gijoneses se llevaron la victoria (1-2) al anotar sus tantos prácticamente consecutivos, entre los minutos 23 y 24 de la primera parte, obra de Juan Carlos y Marcos. Aunque Rubén recortó distancias en la segunda parte, el marcador no volvió a moverse.

En la primera parte, el Ceares llegaba más, pero no creaba peligro, salvo en ocasiones a balón parado donde imponía su altura. Mediado el primer tiempo, los gijoneses abrieron el marcador en una jugada que llegó a pies de Marcos, en banda derecha. El jugador teyero sacó un buen centro para que Juan Carlos conectase un cabezazo que se coló por la escuadra del meta Álvaro.

El partido se puso aún más cuesta arriba para el Mosconia, que vio como en el siguiente balón que tocó el Ceares se produjo el segundo gol. Marcos ganó la partida a la defensa local y se plantó mano a mano con Álvaro, al que batió con una gran definición.

El Mosconia, muy tocado, sufría en todas las facetas del juego y más tras la lesión de Aitor, que tuvo que ser sustituido por Vázquez.

El Ceares pudo aumentar su renta en un córner que Beni remató a la perfección, pero Álvaro, esta vez con una gran intervención, salvó el tercero del cuadro gijonés.

La segunda parte comenzó con peores noticias para los locales que tuvieron que realizar dos cambios por lesión. Diego, primero, y después Isra, dejaron su sitio a Rubén Valdés y Blin, respectivamente. Blin dio un soplo de aire fresco, ayudado por los hombres de banda, y creó peligro con balones largos que dieron al Mosconia sus primeras ocasiones claras de gol.

Fruto de ello llegó el tanto en el minuto 63. Un balón desde izquierda fue rematado con su pierna mala por Rubén, al segundo palo. El Mosconia, a partir del gol, se hizo dueño del partido, pero su esfuerzo fue insuficiente frente a un Ceares que se defendió con uñas y dientes y se marcho con el botín de los tres puntos.