El Comercio

Plácido triunfo del Sporting B

Un momento del partido.
Un momento del partido. / Pablo Nosti
  • El filial rojiblanco plasmó su superioridad sobre el Siero con una victoria contundente que pudo haber sido más amplia

El Sporting B plasmó su superioridad sobre el Siero en un partido plácido para los de Jose Alberto López, resuelto con un contundente triunfo que pudo haber sido más amplio de haber estado más acertados sus atacantes para resolver las múltiples ocasiones de gol generadas. El conjunto local apenas inquietó al guardameta sportinguista y solamente logró acercarse con peligro en la segunda mitad, favorecido por el empuje de Saha, que no pudo estar a disposición de su técnico desde el inicio por motivos laborales.

El duelo pronto se puso muy de cara para el filial sportinguista, ya que Rubén Sánchez aprovechó un balón suelo dentro del área para batir por bajo a Oleg. Al cuarto de hora de encuentro, los gijoneses pudieron doblar su ventaja tras un saque de esquina, pero no acertaron a resolver el barullo dentro del área con un remate certero.

Un penalti cometido por Río lo transformó Claudo a la media hora y el propio ariete leonés dispuso de una gran ocasión para lograr su doblete con un mano a mano con Oleg resuelto con acierto por el meta local. En el minuto 43, Trubi sacó bajo palos un remate de Rubén Sánchez y en el último minuto, llegó la única aproximación local con un disparo que no supuso demasiados problemas para Javi Benítez.

La segunda mitad comenzó con un guión similar a la primera, con una oportunidad protagonizada por Rubén Sánchez, que abusó de la conducción y permitió a los zagueros locales desbaratar su avance. Un minuto más tarde, Claudio, se hizo con un balón que no acertó a depsejar la defensa polesa y puso el tercer tanto en la cuenta sportinguista.

Continuaba la ofensiva sportinguista a pesar de su cómoda renta y un mano a mano de Oleg con Rubén, en el que el atacante toledano quiso picarle el balón para superar su salida y su remate lo abortó el cancerbero local. A la hora de juego, Berto Cayarga, el encargado de llevar la batuta de los de José Alberto López y uno de los más destacados en la contundente victoria, probó fortuna con un disparo lejano que no logró sorprender al cancerbero de los polesos. Rubén Sánchez también lo intentó con un disparo que se fue alto, mientras los de Aníbal López se defendían como podían.

Con el control del partido en manos de los sportinguistas, la entrada al terreno de juego de Álvaro agitó el choque. El atacante llaniscó salió con fuerza y no tardó en protagonizar una doble ocasión. Primero buscó el cuarto tanto con un remate que se fue alto y después con una buena jugada personal que abortó Oleg.

La primera aproximación local en la segunda mitad se hizo esperar hasta el minuto 80, con un centro de Nacho al que no llegó por poco Saha. El espigado delantero volvió a demostrar su ímpetu cuatro minutos más tarde con un remate a la salida de un córner que no logró dirigir entre los tres palos. Cerró el marcador el filial sportinguista en una acción en la que Álvaro sirvió el cuarto tanto en bandeja a Cristian Salvador. El centrocampista zamorano solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red para ponerle el broche a un duelo muy desigual, en el que los gijoneses se impusieron a un Siero que no se asemejó al del último partido ante el Covadonga y siempre estuvo a merced del Sporting B.