El Comercio

El Praviano no certifica su dominio

El Urraca sigue sin encontrar la tecla y ayer fue incapaz de derrotar (0-0) a un Praviano que disputó veinte minutos en inferioridad numérica. Pese a ello, el conjunto local dominó un partido en el que acusó su falta de puntería y reclamó tres claros penaltis ignorados por el árbitro.

En un duelo de rachas totalmente opuestas, que supuso el estreno de Pablo Villar en el banquillo del Urraca, los de Álex Martínez comenzaron el choque asediando la portería defendida por Dani Laviana. Los minutos pasaban y el conjunto de Posada de Llanes resistía como podía los envites locales, que reclamaron el primer penalti por un agarrón a Guille Méndez al filo del descanso. Ni la rigurosa expulsión de Jordi, que dejó a los locales con diez jugadores, atenuó su dominio sin premio.