El Comercio

Adrián Llano lucha por el balón con un rival.
Adrián Llano lucha por el balón con un rival. / DAMIÁN ARIENZA

Punto amargo para el Lealtad

  • Los maliayos no lograron transformar en goles sus ocasiones ante el Izarra y ceden un empate en Les Caleyes

Duelo de modestos en Villaviciosa. El Lealtad e Izarra, dos de los equipos con más bajo presupuesto de la categoría, se medían sobre el césped de Les Caleyes. La jornada entre semana marcada en el calendario en nada benefició al club maliayo, que vio como su campo registraba la peor entrada de la temporada: 280 espectadores.

El técnico local Roberto Aguirre introdujo un único cambio en la alineación. Keko, con una lesión muscular en el entrenamiento del martes de última hora, dejó su sitio a Iván Garrido, que se medía a su ex-equipo. Borja Jiménez, entrenador del Izarra, hizo cuatro cambios: Álex Cacho y Bruno Araiz se quedaron en Navarra Maestresalas e Isaac Manjón comenzaron el encuentro en el banquillo. En su lugar entraron Eneko, Polaco, Josetxo y Deivid.

El partido comenzó igualado, con dominio alterno. El Lealtad llevaba algo más la iniciativa, pero las llegadas no eran claras y los dos equipos optaban por tiros de media distancia que no encontraban portería. El juego se desarrollaba en la parcela central, donde las fuerzas estaban muy igualadas. El remate más peligroso se produjo en el minuto 12, cuando un disparo desde la frontal de Pitu salió alto.

Borja Jiménez tuvo que utilizar dos sustituciones en el primer tiempo ante las lesiones de Yoel, que se retiró mareado por un golpe en la cabeza, y poco después a Pito -la principal referencia ofensiva del Izarra- con una posible rotura fibrilar a la altura de la ingle, por la que tuvo que ser evacuado en camilla. Antes de ser sustituido hizo una buena dejada para Briñol, que se quedó solo ante Porrón, pero su intento de vaselina se marchó por encima del travesaño.

Las mejores ocasiones del Lealtad fueron en el minuto 29 y 43. Pablo Gállego golpeó mal cuando se encontraba solo ante Aitor Navarro. Posteriormente pudo marcar Álvaro Muñiz, con un potente lanzamiento de falta que despejó con apuros el meta del Izarra.

El Lealtad dio un paso adelante tras el descanso y encerró en su campo al Izarra. Los maliayos buscaron las bandas con las subidas de los laterales, principalmente por la derecha con un activo Omar Hernández. A pesar de las constantes llegadas, a los de Aguirre le costaba rematar entre los tres palos. La primera ocasión peligrosa tras el intermedio fue para Isaac Manjón, tras un error de Alberto que afortunadamente para el Lealtad acabó con un remate alto del atacante navarro, tras plantarse ante un Javi Porrón que no tuvo que intervenir en toda la segunda mitad.

Al palo en un córner

El reloj corría en contra de un Lealtad que siguió buscando con paciencia y sin descubrir sus espaldas la portería de Aitor Navarro. La oportunidad más clara tuvo lugar en el minuto 67, cuando el poste impidió el gol olímpico de Álvaro Muñiz..

Roberto Aguirre retiró a Iván Garrido, muy activo en la segunda mitad, y a Pablo Gállego, para dar refresco al ataque con el canterano René Montoto y Yosu Camporro. El Lealtad se volcó y sacó varios córners consecutivos que no encontraron rematador ante una defensa de envergadura como la del Izarra.

La última ocasión la tuvo Omar Hernández en el tiempo añadido, con un despeje de Aitor Navarro a saque de esquina.

Punto amargo el conseguido ayer por un Lealtad que mereció más ante un Izarra que se mostró sólido en labores defensivas, pero que acusó las lesiones en el primer tiempo. Los maliayos, que pierden a Álex Blanco para el domingo por acumulación de tarjetas, repiten en Les Caleyes. En esta ocasión será a mediodía, con el Valladolid B como rival.