El Comercio

«Ser portero es lo más aburrido que hay», dice el niño que se ha ganado la complicidad de Casillas

  • El vídeo del pequeño jugador argentino está dando la vuelta al mundo por su sincero discurso sobre el papel que le ha tocado en dentro del equipo

Hasta el fútbol, uno de los deportes más populares del mundo, tiene su parte aburrida. Al menos eso es lo que piensa este pequeño portero que se ha hecho popular en Twitter al sincerarse con sus padres para confesar que no le gusta el puesto en el que le toca jugar. «Ser portero es lo más aburrido que hay. Yo ya no quiero ser portero. Quiero ser jugador. Me han hecho hasta un gol de caño, ¡un gol de caño!», grita un niño argentino desconsolado cuando regresa en el coche de sus padres de haber jugado un partido con su equipo del colegio. El pequeño, vestido con la camiseta del Madrid, le insiste a los padres que está harto de ser portero, y estos intentan hacerle ver que su posición es igual de bonita que el resto y que lo hace muy bien. Pero ni aún así, logran convencerlo.

La sinceridad del pequeño se ha ganado la complicidad de Iker Casillas, quien también ha tuiteado el vídeo en tono de humor con unas caras sonrientes.